El negocio de los locos

Pescadito va leyendo en alto los rótulos de las tiendas. “Droguería, alfombras, confitería, restaurante, bolsos…” Al llegar a “locales” le ves detenerse, extrañado. “¿Sabes qué significa?”, le preguntas. Vacila unos instantes, pero enseguida te contesta con decisión: “¡Claro! El sitio donde viven los locos”.

Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

Hace ya demasiados años, yendo a comprar una bombilla, mi Pescadita me retuvo al ver que pasábamos de largo ante la ventana enmarcada por bombillas de colores de un bar de alterne: “¿Pero no venden bombillas aquí?”

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s