Los de la lejía

Telefonea un amigo desde la Plaza de Cataluña de Barcelona, en la que está protestando contra la sentencia que ha condenado a los líderes independentistas. Esta vez, resulta imposible no acabar hablando del tema. Y en el intercambio de opiniones, le escucho calificar a la presunta célula terrorista como “los de la lejía”. Vox populi, claro, con humor e ironía, tan convenientes para dar a cualquier falacia la apariencia de verdad incontestable, dando por supuesto que de terroristas nada y de montaje policial todo.

Parece que la lejía está de moda en Cataluña. La han usado para limpiar las calles pisadas por no independentistas y ahora como ejemplo de producto doméstico que cualquiera tiene en casa y que ha servido a la policía para acusar a unos inocentes de estar preparando bombas. Porque no hay más, porque sí, porque lo digo yo, porque lo decimos todos y, sobre todo, porque lo han proclamado desde mis instituciones mientras las otras se han puesto a mirar para el otro lado (y a seguir dándoles razones al abusar de la democracia y usar la justicia en su propio interés, que también eso es cierto). Pero… ¿dejar hacer a la policía y a la justicia? ¿Qué es eso? ¿Quién quiere jueces existiendo las arengas y la calle? ¿Quién quiere esperar y buscar la verdad cuando con la que se inventa le va mejor? Y sin embargo, ¿piensa alguien en lo que le puede suceder a él mismo viviendo en un régimen en el que el sentido común y la justicia están siendo desterrados?

Luego, mi amigo, como millones de catalanes, habla de “presos políticos”, de inocentes condenados por sus ideas, y lo hace  el mismo día en que él se está manifestando públicamente a favor de esas mismas ideas y el mismo día en que los condenados aseguran, no ya que no han cambiado de opinión, sino que volverán a “hacer” lo mismo, hasta salirse con la suya, que no es precisamente pensar. Y todos defienden sus pretensiones con luz y taquígrafos, ante micrófonos y cámaras, sin el menor temor a ser enjuiciados por ello, sin que nadie les acuse de lo que nunca han sido acusados. Pero, naturalmente, los presos no han hecho nada y la justicia es corrupta y no hay democracia y el mundo mundial está vendido a las fuerzas del mal. Porque, además, el enemigo es malo: Les ha condenado para vengarse, porque no tiene nada mejor en que perder el tiempo.

¿Y qué te sugiere que la condena haya sido la menor de las previstas? Nada. Irrelevante. Todo lo que no sea declararles inocentes es una injusticia. Naturalmente. Como los de la lejía. Sin esperar a nada, sin pensar nada, haciendo axiomas de lo que no se tiene en pie para legitimar lo que rechazan en otros, eso es lo realmente insoportable y vergonzoso y no su objetivo, por más que a muchos tambien nos parezca mezquino y retrogrado.

Ya se ha dicho todo. La fina capa de civilizada honestidad que recubre al animal salta por los aires a la primera de cambios, incluso por emociones tan pueriles como el orgullo. Por eso es mucho más fácil engañar a alguien que hacerle reconocer luego que ha sido engañado, mucho más fácil hacerle seguir una fuga hacia adelante con la orejeras puestas, mucho más fácil hacerle creer que es un demócrata antifascista cuando lo que está practicando es exactamente lo contrario. Qué mal asunto. Y qué tristeza.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Los de la lejía

  1. miquel dijo:

    emocionalmente españa ya ha perdido a cataluña.
    Estuve el lunes en el aeropuerto: miles y miles de jóvenes que justo empiezan a votar o van a hacerlo pronto ya han dejado de inclinar la cerviz ante ancianos enfundados en togas y uniformes intentando no perder el equilibrio con tanto medallón y condecoración.
    El modelo de estado que pretende imponer españa (en realidad Borbonia) ya está caducado.

    • José Luis dijo:

      Pues que Dios os coja confesados si es el regimen de los que se saltan la justicia y lo incendian todo el que va a imponerse. Afortunadamente, tu retrato suena bastante reduccionista y maniqueo, digamos que mitinero, y tu pronóstico no pasa de ser un deseo.

    • José Luis dijo:

      Abrumado por la imagen “dejando de inclinar la cerviz ante ancianos enfundados en togas y uniformes intentando no perder el equilibrio con tanto medallón y condecoración” me ha pasado por alto que, por lo visto, en el nuevo modelo, no habrán militares pero tampoco jueces… aunque esa es la intención: Luego resulta que es de lo que más hay y no precisamente para proteger al pueblo.

  2. Me la suda todo dijo:

    España blanquea a VOX pero no pasa nada, esto es normalidad. Supongo que cuando nació el universo hace miles de millones de años, España, como ente inquebrantable, ya existía y por eso resulta eternamente inmutable porque el formar parte de ella es un milagro divino al alcance de unos pocos privilegiados. Que risa todo… y pensar que el barullo empezó el día que alguien levantó la mano y pidió razonablemente hacer un referéndum, supongo que algo ciertamente pecaminoso. Que les den a las banderas y a sus profetas pero ni unos son tan malos ni los otros tan buenos.

    Saludos, abrazos y besos desde las anchas castillas.

    • José Luis dijo:

      Me la suda todo/que les den a todos/qué risa todo… Aquí no habrás encontrado mucho maniqueismo ni defensa de la inquebrantable unidad de ninguna patria. Pero aprovecho para levantar la mano y pedir un referendum para que los de mi pueblo, que seremos los que votaremos, dejemos de pagar impuestos. Creo que los de Pedralbes, el más rico barrio de Barcelona, van a pedir la independencia, democráticamente votada por ellos, claro.

      • Me la suda todo dijo:

        Deduzco, por intuición proletaria, que muchos en Pedralbes ya hace años que viven independientes, especialmente su dinero.
        Me la suda todo/que les den a todos/qué risa todo…te desea lo mejor en la vida y que Viva la Unidad de España, por si acaso.

      • miquel dijo:

        los Parlamentos representan a los ciudadanos. Tu no puedes pedir ningún referendum porque no eres ningún Parlamento.La mayoría parlamentaria catalana decidió hacer un referendum. Si quemas contenedores la policía te zurra, si quieres votar pacíficamente en un referendum decidido por tu Parlamento …. también!
        Pura Borbonia.

  3. miquel dijo:

    el mantra “todos hemos de respetar las reglas que nos hemos dado” ya no cuela. Ha quedado claro que el jugador poderoso utiliza cartas marcadas.

  4. Josep Olivé dijo:

    Veo a los Mossos desbordados y con poca experiencia en estos trances. Y los radicales lo han visto también y de ello se aprovechan. Y habría que ponerse muy dentro de un casco de un mosso para intentar, tan solo siquiera intentar, saber lo que se siente cuando no solo no tienes ni el soporte ni la comprensión de tus responsables máximos sino que éstos “juegan” en tu contra. Veremos como acaba este “juego”.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s