Obligaditos

Señalemos a los culpables,
que nos obligan a volverlo a hacer
# NosVemosEnElPalau
Pza Sant Jaume / Viernes 25 / 19 horas

Pero, cuidadito:

NO TOQUÉIS A
NUESTRA JUVENTUD
Madres / tías / abuelas
                                         #INJUSTICIA

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Obligaditos

  1. miquel dijo:

    Las cosas más importantes que he hecho o que he aprendido han salido de mi necesidad de sacarme de encima los miedos que de pequeño heredé de los mayores sin querer. Lo he pensado estos días mientras veía como nuestros chicos se rompían la cara con la policía. Me parece que no aspiran a hacer la independencia, sino que sobre todo intentan salvarse de la porquería de educación que han recibido.

    En Catalunya te educan para ser un cordero o una hiena, es decir, para vivir bajo el signo del miedo, en las zonas más sórdidas y vulnerables de la cadena trófica. Basta con reseguir la trayectoria de las vedets del proceso para entender por qué los chicos salen a la calle a jugarse el físico. ¿Quién querría ser, de mayor, como Mas, como Junqueras, o como Iceta, o como alguno de los referentes artísticos o intelectuales que promociona TV3?

    Peter Pan no maduraba porque en el país de fantasía donde vivía no encontraba referentes y no quería convertirse en un pirata. Si rascas en la superficie de las personas enseguida ves que todo el mundo lleva, guardada más o menos adentro, una idea de ambiciosa de sí mismo. Esta idea, en Catalunya, a la gente se le estropea deprisa porque todo conspira para escarnecer o moralizar los anhelos de grandeza y de trascendencia.

    Las chicas son educadas en el miedo de ser menospreciadas e incluso violadas; los hombres aprenden desde muy pequeños a sentirse culpables de sus instintos. El pensamiento se pasa por un filtro de intereses que adultera las ideas buenas y promueve visiones del mundo artificiales y contraintuitivas, que apenas sirven para mantener las apariencias un rato. En Catalunya, más que vivir, las personas sobreviven y todavía, encima, todo el mundo da lecciones de felicidad.

    Los chicos, pues, van a las barricadas para intentar no volverse adictos a los miedos y a las derrotas de sus padres y sus abuelos. No solo se sublevan contra España. Me parece que también hacen la guerra contra la parte de ellos mismos que no ha superado la Catalunya del lacito. No son nihilistas, como creen algunos filósofos, ni tiene ninguna importancia si saldrá algo aprovechable a nivel político, de su valiente lucha.

    Es posible que algunos se desengañen de la política, como muchos de mis amigos de juventud que gritaban Nicaragua Sandinista y me llamaban burgués. Pero las tanganas de los últimos días no serán del todo estériles. Habrá chicos que sacarán el impulso que necesitan para deshacerse de las limitaciones que nos intentan imponer los charlatanes que trabajan para España y para entender que los miedos que no atacan el cuerpo acaban atacando a la inteligencia.

    Al final, si hay tantos catalanes que se sienten mucho más cerca de los chicos que de la policía es porque todo el mundo puede intuir que hay un mundo, más real y más civilizado, en el cual es mucho peor ser Artur Mas que no perder un ojo o un testículo luchando por tu país y por tu idea de justicia.

    Enric Vila
    Barcelona. Jueves, 24 de octubre de 2019

  2. Josep Olivé dijo:

    No hace muchos años, una manifestación de “indignados” rodeó el parlament. Algunos consejeros de la Generalitat sufrieron scratches y alguna violencia. El Sr. Mas, tan impoluto como siempre, fue muy “astuto”, tanto que llegó en helicóptero. La manifestación acabó como tantas otras, siendo pasto de violentos. Algunos de ellos fueron detenidos, juzgados y encarcelados. Habría que ir a la hemeroteca para ver, con sonrojo, lo que dijeron de los manifestantes toda la tropa que ahora hay en la Generalitat i en Waterloo, si, en Waterloo, porque fué ese uno de los que se despachó a gusto. No solo eso, la Generalitat se personó en la causa como parte acusadora. Hay más. La policia que reprimió con ganas, salero y jolgorio ese monumental scratche fue la de la Generalitat, en aquel entonces claro, una policía super-democrática y que ejercía la fuerza emanada de un gobierno y un parlamento democráticos. Bien, bien. Hace tan solo dos años los mossos volvieron a ser la policía esperada por la soñada república. Pero claro, aquellos jóvenes “indignados” no eran dels “nostres”. Estaba claro que no eran jóvenes que lo han tenido todo en la vida, o sea, els “nostres”. Además habían osado atacar a nuestro govern y a nuestro parlament. Pues bien, estos días, jóvenes también, han hecho, con jolgorio, aquelarre y mucha marcha, muchísimos más daños y destrozos, han desatado muchísima más violencia y han destrozado la vida normal del centro de varias ciudades con hogueras, con mobiliario urbano y con obra civil. Y la policía, nuestra policía ha repartido y se ha defendido, como debe ser. Hay que ver para creer! El tiempo, sólo el tiempo, nos demuestra que esta policía, la misma, ahora es mala, muy mala, malísima, la policía de la mismísima Generalitat és ahora represora, y los muchachos encapuchados son, ahora, almas cándidas, pacíficas y nobles. Claro, son nuestros muchachos, els “nostres”, a los que nunca les ha faltado de nada. Hasta van a tener aprobado general en las universidades si demuestran que han estado en las manis. Y a los de las hogueras matricula de honor. Y a los que han intentado ir a clase igual me los expulsan de la universidad. Que exagero? Ya nada es exagerado por aquí. Ya ni sirven los griegos: el bien y el mal, aquí, es cuestión de tiempo.

    • José Luis dijo:

      Y luego hablan de indignados. Hay una gran diferencia entre lo que escribes tu y lo que repiten otros: esa; que tu hablas con las visceras y otros repiten los esloganes, casi como un juego. Para muchos es un juego, de la juventud se puede valorar lo que dicen defender y su ilusión, pero no su coherencia ni consistencia. Así ha sido siempre, como tambien siempre ha sido chuleada por… los de siempre

  3. miquel dijo:

    Confirmado: protestar sale 28 veces más barato que reprimir. Los disturbios en Barcelona cuestan al Ayuntamiento más de 3,1 millones de euros, en cambio la Operación Copérnico contra Catalunya costó 87,1 millones de euros. Una ganga!!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s