El árbol de oro

El chopo se eleva frondoso y esbelto junto al palacio en ruinas. El otoño se ha adelantado en él, y sus hojas destacan doradas y melancólicas entre las ramas verdes de los otros árboles. El sol de la mañana ilumina el escondido jardín y las hace brillar. Te detienes y lo miras largamente, sin saber qué tienes que hacer, cuándo debes continuar tu camino. Igual que si estuvieras ante un árbol de oro.

Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El árbol de oro

  1. Josep Olivé dijo:

    Preciosa estampa otoñal!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s