Matemática oculta (o no) en la música

La música es el ejercicio aritmético oculto de una mente que no es consciente de estar calculando (John Eliot Gardiner)

A veces parece o es premeditado. Uno de los casos más notables es el de la presencia de la sucesión de Fibonacci (secuencia de números donde el primer elemento es 0, el segundo 1, y los siguientes la suma de los dos anteriores [0,1,1,2,3,5,8,13,21,34,55,89…], visible en diversas configuraciones biológicas como la disposición de las hojas en el tallo o la reproducción de los conejos) en el primer movimiento de la Música para cuerdas, percusión y Celesta de Bartok: Sus 89 compases están divididos en dos secciones de 55 y 34 compases, la primera se divide en dos de 34 y 21 y la segunda en dos de 13 y 21 compases respectivamente y este último se divide en dos de 13 y 8. El clímax en fortísimo está en el compás 55 y la exposición finaliza en el compás 21.

También tiene 89 compases su tercer movimiento, el que clava en sus asientos a los espectadores de El resplandor,

que se inicia con un patrón rítmico del xilófono que también sigue la escala de Fibonacci: 1,1,2,3,5,8,5,3,2,1,1,

No hay certeza de que esto fuese premeditado. Quizás Bartok fuera simplemente tan natural como las caracolas o los conejos…

…quizás porque el cerebro también podría seguir la secuencia de Fibonacci, como parece hacerlo su anatomía,


…igual que otras partes del cuerpo humano

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Música y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Matemática oculta (o no) en la música

  1. Josep Olivé dijo:

    Siempre he pensado que la música (por ejemplo de Bach) obedecía a una lógica matemática, i que las reglas de la armonía clásica obedecía a la física de los sonidos (acústica). Otra cosa es que sepa demostrarlo. Me conformo con que lo escuchado me interese y/o emocione.
    PD: sensacional Argerich y Bartok!

    • José Luis dijo:

      Obedecen, como sabes bien, pero desde luego, Gardiner está pensando en Bach (“Bach: Music in the Castle of Heaven”; he puesto Scarlatti para variar), y en su caso, no parece que fuese premeditado.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s