El canto de las sirenas (LXII) – Beethoven, conciencia de genialidad

Beethoven configuró en su vida, y ratificó a través de su obra, el paradigma moderno mismo del héroe; pero del héroe propio y especifico de un ámbito muy determinado: el musical.

¿Héroe o santo? En cualquier caso se trataría, como en todo heroísmo, de una figura que hace ofrenda de sí misma, en forma sacrificial, en aras de la alegría común, o con el fin de propiciar un “abrazo de millones”.

Fue el primer gran músico que pudo apropiarse el concepto de Genio recién forjado y construido (…) de la ultima critica kantiana, la Crítica de la capacidad de juzgar. Nadie en música habia adquirido esa autoconciencia de Ser Genial, ni había alcanzado el sentido integro de la especie de existencia heroica, santificada y sacrificial, que ese Ideal tipo implicaba: su carácter de mártir consagrado, testigo de un mundo de cosas bellas y sublimes. Un mundo, un cosmos que solo podía crearse al precio de la inmolación de toda aspiración o anhelo de Buena Vida.

Ni en Wolfgang Amadeus Mozart ni en Joseph Haydn existia esa autoconciencia. Mozart fue una víctima propiciatoria presta al sacrificio: el que perpetro sobre su frágil existencia, aquejada de orfandad prematura, la ingrata, frívola, despreocupada y cruel sociedad vienesa, siempre madrastra con sus mejores hijos artísticos, de Mozart y Franz Schubert a Gustav Mahler. Pero Beethoven asumió ese destino como propio.

Y el testimonio se halla en su célebre testamento de Heiligenstadt. Eso es lo que tanta importancia confiere a este. No dejo que el destino le ahogase, o le ahorcase, sino que hizo lo imposible por agarrar ese destino por el cuello, en verdadero triunfo de la Voluntad, o del Ich (Yo Ideal al que se aspiraba), en lucha y combate singular con todo lo que se le opone y le contradice.

___________________________________________________________________________________________
Todo lo que en estas páginas aparece en este color verde, son extractos del libro El canto de las Sirenas de Eugenio Trías; en negro están los ajustes gramaticales, lo resumido y todo lo que proviene de su texto. Y en este azul, lo añadido, comentarios propios y definiciones o explicaciones de terceros, generalmente de la wikipedia.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en El canto de las sirenas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El canto de las sirenas (LXII) – Beethoven, conciencia de genialidad

  1. Josep Olivé dijo:

    Caramba, Matsuev al piano con Beethoven! Great! Great! Great!
    Cuando habla de Beethoven Eugenio Trias esta “sembrao”, y perdona la castiza licencia. Esplendido todo el escrito con último párrafo memorable! El testamento de la lucha de un músico contra la sordera. Un brutal ejemplo de rabiosa superación, que le granjeó no pocos problemas en vida, y gloria tras ella.

    • José Luis dijo:

      Matsuev “El tres veces grande”, muy cierto. 🙂

      Tengo la impresión de que con Beethoven hay pocas discrepancias entre historiadores y que la valoración de la persona está a la altura de la de su música.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s