El que desaparece

 Vuelves a aprovechar un momento perdido para anotar algo en este cuaderno. Es así como te gustaría que ocurriera todos los días. Escribir aprovechando cualquier instante, cualquier sitio; el otro día, en el mostrador de un bar. Llegar a hacerlo con velocidad tal que el cuaderno pudiera estar cerrado antes de saber lo que acababas de escribir en él. Como el que hace señales y desaparece.

Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s