Los sonidos del silencio

Es, a pesar de lo avanzado de la fecha, la primera madrugada de invierno. El frío es intenso y la escarcha cubre los bordillos de las calles y las carrocerías de los coches. Al llegar a la catedral un rumor te hace detenerte a escuchar. Te das cuenta de que nace allí mismo, de la hierba blanca. Está empezando a deshelar y los cristalitos de escarcha emiten al condensarse un ligero chasquido. Son infinitos y un rumor unánime se eleva del suelo y llega inconfundible hasta ti. Piensas en el curso de los ríos subterráneos, de los recuerdos que aún conservan el oscuro fulgor de la carne.

Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

tengo-frio

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los sonidos del silencio

  1. Josep Olivé dijo:

    Caramba, vaya descubrimiento de otra talentosa violinista! Magnífica! Sensacional! Pues no la conocía. Respecto de la descripción de la primera madrugada de invierno de Martin Garzo, pues que me trae recuerdos de todos los charcos helados que encontraba de camino a la escuela. Casi imposible verlos ahora, y donde antes había descampados ahora hay edificios y más edificios, y por la noche no hiela nada.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s