Esperando a los jóvenes

Me contaba hace poco una amiga de Gerona que en el colegio de su hijo preguntan a niños de nueve años por el voto de sus padres. Tamaña canallada, acaba en un instante con una de las pocas esperanzas a las que aferrarse, ahora que el independentismo de izquierdas (?) en un último servicio al barco que se abandona y se prefiere hundido, va a llevar al poder al presidente más irresponsable, incompetente, cínico y desvergonzado imaginable, a cambio de una consulta que dará paso a un referéndum y, no hay dos sin tres, a otro y a todos los que hagan falta hasta que salga que se van, si es que no sale a la primera. Y es que para ello se cuenta también con disminuir la edad requerida para votar (otra clara muestra de la sensatez de nuestra democrática sociedad) y sumar así a la causa a los más jóvenes y mejor adoctrinados; eso que llaman “ampliar la base social del independentismo”. Pero cabía la posibilidad de que estos se fueran volviendo contra el orden establecido, contra el padre, contra quienes les han presionado y pretendido aborregar desde las instituciones, contra quienes los jóvenes se rebelan casi fisiológicamente.

Y no va a caer esa breva. Los niños de nueve años todavía no llegan a la fiesta, pero si sus compañeros de cursos superiores y sus familias no se han enterado ya del régimen en el que están viviendo, por ahí no hay nada que esperar. Cae uno del guindo, y cae la mayor, porque los jóvenes que se rebelan contra el orden establecido no aparecen fácilmente en sociedades nazis ni comunistas, más proclives a criar cachorros fieles al ideal de turno, especialmente si se les brinda un enemigo común y madera para incendiar las calles. De modo que quedan escasas posibilidades reales de que el desastre no se consume. Una de ellas, nada desdeñable, es un desastre mayor que se lleve por delante tanta majadería y tanta mentira. Lo que incluye catástrofes naturales y otros festivales, como una dictadura bolivariana, por ejemplo, que si bien puede pactar la separación o las separaciones de otros amiguetes a cambio de gobernar lo que quede, tampoco sería un vecino muy tranquilizador.

A los Reyes les he pedido que nos sea leve, a todos menos a los que preguntan a los niños por el voto de sus padres y a los que lo aceptan. Esperemos que cumplan; de momento, han venido asustados y le han traido el palacio al candidato.

Glòria i familia: Una abraçada molt forta.

-♦-

P.S. Dos premisas fundamentales  del independentismo en el discurso de la representante ayer de ERC, Montserrat Bassa, a la que, naturalmente, le “importa un comino la gobernabilidad de España” y de ahí que haya apoyado la investidura del candidato.

– La mitad del hemiciclo se alegra de nuestro dolor.

– Nosotros no somos como ellos.

“Ellos” no son como “nosotros”. Y sin embargo, a “ellos” les importamos un comino. Pero los que nos alegramos de su dolor somos “nosotros”. Debe ser que en esas escuelas que preguntan por el voto de los padres enseñan muy bien los pronombres separativos pero no a usar la cabeza.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Esperando a los jóvenes

  1. Josep Olivé dijo:

    El auto-engaño mutuo PSOE-ERC me ha dejado perplejo. Y estupefacto me quedo por ambos bandos. El PSOE sabe perfectamente que ERC no va claudicar en sus objetivos. Y ERC sabe perfectamente que el PSOE ni querrá ni podrá conceder un referéndum. En base a esta argamasa se va a formar un gobierno. Y ambos saben que la “consulta” de la que se habla en los papeles, si se da tal consulta, en nada se va a parecer a un referéndum. Repito: con estos mimbres se va a gobernar. Cuando pienso en los votantes de esos dos partidos no me queda más remedio que acordarme de…

    • José Luis dijo:

      Muy bien visto y oportuno, lástima que no tengamos ningún Falstaff real para animar este desastre. Respecto a lo otro, me temo que el fenómeno se cree muy listo (y es cierto que a mentiroso no hay quien le gane, esa es otra esperanza), y piensa que si la consulta es para pactar un referéndum exigente, acaba con el problema. Y desde luego, abierto el camino, es cuestión de tiempo. Este chulo es, ante todo, muy justito, como algunos de los que le rodean y adulan. Pero también hay muchos pájaros atentos. Veremos qué pasa.

  2. Josep Olivé dijo:

    ….y pensándolo detenidamente, “tutti gabbati”…todos…todos los votantes!

    • José Luis dijo:

      😀 😀 😀 Al pelo! Tutti gabbati, todos embaucados.

      Bueno, no sé si todos, pero en mi casuística personal, así se sienten cuatro de cinco.

      ¡Todos embaucados!
      Todo hombre se ríe
      de los demás mortales,
      mas ríe mejor quien ríe el último.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s