Lo que cabe en una butaca

En el cine. La escena es de trepidante acción y Pescadito va sintiendo en su propio cuerpo cada uno de los golpes que se cruzan los contendientes. Si uno es alcanzado en la mandíbula, él frunce el ceño; si lo es en el estómago, se encoge; si estira la mano para asirse, también él lo hace. En el espacio de la butaca cabe el edificio entero, los corredores, las vertiginosas escaleras y el artefacto volador, la traición, y el reconocimiento.

Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

Caber, cabía todo. Otra cosa es lo que te dejaban ver.

 

 

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cine, Literatura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s