La vida sigue casi igual


Esos malditos sombreros. D.W. Griffith, 1909

La única novedad es la corrección política. Podría haber sido peor si el ruego hubiera seguido el título, “Las señoras tendrán la bondad de quitarse sus MALDITOS sombreros”, pero, en todo caso, a los caballeros, ni media palabra. Claro que ahora, si nos ponemos a mirar, todos los teleñecos que molestan son varones…

(La película, nada menos que del director de Intolerancia y El nacimiento de una nación, se anunciaba como “un espléndido tema para iniciar una sesión en vez de la habitual transparencia”. Las imágenes de la pantalla y las de la sala fueron filmadas por separado)

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s