En casa, sí, pero con la Filarmónica de Berlín

Entrada libre durante un mes (y esperemos que no decidan prorrogar) a la sala de conciertos digital de la Filarmónica de Berlín. Un estupendo regalo, por lo que es y por el gesto, y una buena ocasión para ver qué tal va la nueva etapa con Petrenko, o disfrutar, por ejemplo, de grabaciones como la del grandioso Requiem de Brahms que dirigió nuestro llorado Claudio Abbado en el Musikverein en 1997.

Para registrarse, aquí.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Música, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s