Platón, Aristóteles y un imbécil con poder; la esperanza, el consuelo y el peligro

La esperanza, es que nos reinventemos para mejor, que maduremos como sociedad. Aunque no quisiera decir que seamos mejores, no me gusta ser moralista. Prefiero decir, simplemente, que seamos algo más, que después de esta crisis del virus intentemos reflexionar con una nueva luz, como si estuviéramos saliendo de la caverna de la que hablaba el mito de Platón, en la que los hombres permanecen prisioneros de la oscuridad y las sombras. Quisiera que sea así, pero me preocupa que esto sirva en cambio para ocultar otras pandemias gravísimas, plagas como el deterioro de la educación, de la cultura y del conocimiento.

Dentro de poco empezará a explotar la primavera, y en la próxima estación esas hojas se caerán y el año que viene saldrán otras. Esa es la continuidad de la naturaleza, y esa continuidad no nos es dada a los humanos. Pero sí nos es dada la de nuestros ideales, la continuidad futura de aspiraciones como la verdad, la justicia, la bondad, la belleza. Todo eso prosigue, aunque tú te vayas fuera de la Historia. Y también es consolador mirar la vida de uno y encontrar que en ella hay cierta coherencia desde el principio hasta el final. Recordar tu vida y no avergonzarte.

Debemos estar alerta para que nadie se aproveche de lo vírico para seguir manteniéndonos en la oscuridad y extender más la indecencia. Sobrecoge ver el poder que tienen sobre nosotros ciertas personas disparatadas, pues un imbécil con poder es algo terrible. Deseo de verdad que esto nos sirva para algo como sociedad. Que propicie un nuevo encuentro con los otros en la polis, en la vida en común.

Emilio Lledó, El País, 29 de Marzo de 2020.

 

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Pensamiento, Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Platón, Aristóteles y un imbécil con poder; la esperanza, el consuelo y el peligro

  1. Josep Olivé dijo:

    Ojalá se cumplan los deseos de Emilio Lledó. También leía, por el contrario, a Félix de Azúa en una entrevista decir que a los tres días de cuando acabe esta pesadilla ya nadie se va acordar de nada y volveremos a las andadas. Que me crea a uno u a otro depende de mi estado de ánimo, y lo tengo demasiado cambiante en estos días.

    • José Luis dijo:

      Sí, y es lo más probable. Y si no se olvida será porque las consecuencias del trompazo han sido tan catastróficas que no pueden olvidarse. Es un momento muy delicado, también politicamente. Quizás lo menos malo sea que de aquí un año todo siga como antes… porque esperar que ante la crisis económica que vendrá se reaccione bien, es mucho esperar. Y con los imbéciles que nos han tocado aqui… en fin. Menudo panorama. Suerte que no suelo dar ni una.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s