Beethoven: Sonata para piano núm. 1 en Fa menor, Op. 2/1 (1795)

Con poco más de 20 años, Beethoven era Beethoven. Eso es lo primero que piensas al iniciarse el Allegro de la Sonata nº 1 (que, para variar  no fue la primera de sus sonatas, honor que pertenece a las nº 19 y 20, pero sí fue la primera de sus obras para piano en tener número de opus.) Porque es admitida e indiscutible la influencia de Mozart, pero, aun sin conocer la obra, muchos reconoceríamos el vigoroso carácter de su autor, su inventiva melódica, su capacidad para sorprender yéndose con una nueva idea cuándo y por donde no esperas. Y hasta la sonoridad y el equilibrio de sus cuartetos de cuerda.

Pero llega el Adagio. Y entonces sí, esto sí que es mozartiano (nº 21 sin ir más lejos) aunque en la parte central hay un punto de conflicto que ya revela otras inquietudes. En cualquier caso, maravilloso. En la primera de 32, ya tenemos lo sublime.

El tercero, Menuetto, tiene la frescura de aquellas preciosas canciones de Beethoven. Y con el trio viene Bach, aunque Bach siempre está detrás de cualquier fuga. El movimento entero es una delicia.

De nuevo la fuerte personalidad de Beethoven en el Prestisssimo final, la fiereza, el entusiasmo y la ilusión de un héroe operístico (¿no se escucha el Fígaro de Rossini?) enmarcando una amorosa  melodía. Y un final breve, inesperado y raramente abrupto.  Para ir dejando constancia de que las cosas no tienen por qué seguir igual. A los 25, Beethoven era ya mucho Beethoven.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo, Piano, Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Beethoven: Sonata para piano núm. 1 en Fa menor, Op. 2/1 (1795)

  1. Josep Olivé dijo:

    Pues si, la serie se inicia con esta joya, que lógicamente nos trae a Haydn y Mozart, pero que al mismo tiempo se percibe un cuerpo, un poso, una energía, una vitalidad y un sonido diferente, tiene un color más intenso, ligeramente áspero, más cortante, suena como más heroico, con más nervio. La elegancia genuina del clasicismo es perturbada aquí por arrebatos y silencios, por fortes y pianos. Efectivamente, esto ya es Beethoven “casi” puro!

  2. Josep Olivé dijo:

    Great! Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii….! 🙂 🙂 🙂

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s