Care Selve y un intento por recuperar el crédito

Care selve, ombre beate, vengo in traccia dei mio cor; Querido bosque, benditas sombras, vengo en busca de mi corazón. Y eso es todo, pero parece que las sombras inspiraban a Handel y si este aria perteneciese a un ópera más importante que Atalanta, seguro que alguno no pasaría también la vergüenza de descubrirla a estas alturas. La cantaba un castrati, ahora, lo más habitual es que sean sopranos, como Karina Gauvin en este precioso arreglo para cello y clave,

pero fue esta magnífica interpretación de Pavarotti la que me desasnó desde la radio una de estas madrugadas de insomnio.

No parecen haberla grabado, pero me gustaría oírsela a Kathleen Ferrier o Aafje Heynis (ejem, hay que recuperar prestigio), ésta ultima maravillosa contralto holandesa recordada por su emocionantísima interpretación de una pieza parecida, Dank sei dir, Herr, (Gracias te sean dadas, Señor), una joya de autor desconocido atribuida de modo nada extraño a Händel, de la que ya se habló por aquí en el año 7 a.cv. (entre nosotros, a.pcv.)

 

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Barroco, Parecidos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Care Selve y un intento por recuperar el crédito

  1. Josep Olivé dijo:

    Una maravilla! Sí señor!
    PD: Espero que en ese “alguno” que citas hayan muchos más que yo, porque si no fuera así mi vergüenza seria doble… :-).

    • José Luis dijo:

      Queda claro que de momento somos dos. Algo es algo. Parece que no es una rareza en recitales, pero desde luego creo que se programa menos de lo que merece. Y cómo la canta Pavarotti…

  2. Miguel Angel Cortes Rodríguez dijo:

    Pues me temo que sean más de dos; como mínimo tres; y sí coincido en la calificación de maravillosa dada por Josep Olivé. Arrobadora audición. Y es que hay mucho tesoro oculto por esos bosques de dios…

    • José Luis dijo:

      Mucho, después de tantos años escuchando música siguen apareciendo. Hay por aquí una serie que titulé “Descubriendo América”, con cosas como esta que no sabes si se te han pasado sólo a tí o son muchos las que no las conocen a peser de que a veces son muy famosas, como pasa con tantas arias fundamentales para los buenos aficionados a la ópera. Por ejemplo, esta barbaridad en dos versiones radicalmente distintas que me dejaron atónito

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s