Beethoven: Sonata para piano núm. 3 en Do mayor, Op. 2/3 (1796)

La última de las sonatas de la op.2, también bastante larga y también dedicada a petición propia a Haydn, un maestro del que Beethoven dijo no haber aprendido nada, es quizás la más espectacular y seguramente la más difícil de interpretar de las tres. En Do mayor, la tonalidad asertiva que tanto casa con el espíritu de Beethoven, el primer movimiento, Allegro con brio parece un viaje del barroco al romanticismo, de Scarlatti al mismo Beethoven que aquí también se manifiesta claramente. Y que juega con las tonalidades, empezando su lírico segundo tema en un jovial y esperanzado Sol menor.

Si se recuerda el trino que se ha repetido a lo largo del Allegro desde su inicio, no será difícil encontrarlo en el Adagio ni luego en los restantes movimientos, aquí a cámara lenta y elaborado, dando caracter a una majestuosa ensoñación que pide más sentimiento que técnica y que, de obtenerlo, podría prolongarse indefinidamente sin la menor protesta,

Con el Scherzo: Allegro vuelve el virtuosismo y el espectáculo con una veloz y elaboradísima bachiana (o así la siente este forofo) a propósito del citado trino, enmarcando un romántico y breve trio.

Y la sonata culmina en la felicidad de un trepidante Allegro assai, con un segundo tema manifiestamente sinfónico, en un final para atragantarse o triunfar con el que Beethoven buscaría arrasar en Viena.

 

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo, Piano, Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Beethoven: Sonata para piano núm. 3 en Do mayor, Op. 2/3 (1796)

  1. Josep Olivé dijo:

    Sonata muy brillante, densa, la más larga (y de más virtuosismo) del op.2 y de muchos contrastes melódicos y armónicos. Tengo anotado como referencial en esta sonata el bellísimo adagio, que se nos hace cortísimo! Yo creo que Beethoven quiso rematar el bloque del op.2 con una sonata no tan profunda como sus dos anteriores pero sí más espectacular. Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladoalid anotaré en mi cuaderno tu afirmación de que con ella Beethoven quiso deslumbrar al público vienés. Efectivamente creo que estas en lo cierto.

    • José Luis dijo:

      Bueno, es una apuesta casi segura, de esas que es dificil confirmar pero también rebatir. También yo me quedo con el Adagio, es de esos de cerrar los ojos y dejarse ir…

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s