Patinazos en la oscuridad

Justo a punto de volver a coger el sueño…

…Mmm, La Traviata

Pues no: Mmmm, Lohengrin.

Pero los niños y los sueños dicen la verdad. Y los extremos se tocan.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Opera y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Patinazos en la oscuridad

  1. Josep Olivé dijo:

    Jejejejejejeje…..muy bueno! Los dos preludios son de una belleza irresistible, excelsa! Y a qué óperas más maravillosas pertenecen! Siempre, siempre, siempre uno de estos preludios me ha llevado al otro y viceversa!

    Yo también tengo una anécdota: Cuando trabajaba muchos viernes por la noche no conseguía desconectar, pero tenia un remedio infalible que riéte de somníferos. Absolutamente letal. Me ponía unos auriculares y escuchaba el preludio del acto III de Tristan….y antes de entrar el pastor con su maravilloso solo de corno inglés yo ya estaba en los elíseos! Luego, por la mañana no podía entender como no me despertaron los interminables lamentos de dolor de Tristan. El pobre se pasa una hora y pico entre alaridos y sollozos hasta que no llega, inútilmente, su Isolda… No, no lo busques, ya lo pongo yo…:-)

    • José Luis dijo:

      Y mira que es bueno ese preludio. Pero cuidadito con la receta, que la he probado y conviene que la patentes!

      (No me has dejado buscar el youtube para poner uno que te gustase. Pero escucha ese Lohengrin de Rattle, que es de campeonato)

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s