Beethoven: Sonata para piano núm. 9 en Mi mayor Op. 14/1 (1799)

Las dos sonatas de la op.14 forman con la “Patética” un grupo similar al que forman las tres de la op.2 y las tres de la precedente op.10, todas con dos sonatas en tonalidad mayor y una en menor. Aquí, la “Patética” en do menor oscurece a dos compañeras que parecen suponer un descanso relativo en el camino del compositor, pero que no carecen de interés. Así, el Allegro inicial de la nº 9, en mi mayor, se inicia de un modo relajado y hasta convencional, pero la cabra tira al monte y, sin perder un carácter amable, las cosas se complican enseguida y si no es un viaje tan repleto de sentimientos, abundan las ideas musicales. No hay movimiento lento, pero el central, Allegretto [6:23], tiene una cierta gravedad, y el cambio de tonalidad de su trío es muy feliz. Y esta breve sonata concluye con un rápido, enérgico y juguetón Rondó [10:50]

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo, Piano, Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Beethoven: Sonata para piano núm. 9 en Mi mayor Op. 14/1 (1799)

  1. Josep Olivé dijo:

    Efectivamente en esta sonata (de hecho en las dos de este opus 14) parece que el genio se toma un respiro. Estamos ante un Beethoven más lírico que trágico, más intimo, más introspectivo, más ligero tal vez. Es una sonata como de cámara, más modesta que sus predecesoras pero con irresistible encanto. Y es verdad, con prontos de manifiesta voluntad de tirar al monte!
    Primer movimiento de alegría contenida, el segundo es un esbozo de lo que serán los impromtus de Schubert y del tercero destacar el segundo tema, que aparece como si fuera el trío (y que tal vez lo es!).
    Y es que, poco a poco, sonata a sonata, estamos saliendo del clasicismo para meternos de lleno en el romanticismo.

    • José Luis dijo:

      ¿Unos limites tambien borrosos? ¿Que hace a la Patética clásica en vez de romantica?

      • Josep Olivé dijo:

        Ha sido darle a “enviar” y dar por seguro que esa última frase traería cola. Como si lo viera. Y ya estabas tardando. Efectivamente, porque aquí hay una de los mayores interrogantes que siempre yo también me he planteado: cómo y en qué obras se puede apreciar la transición del clásico al romántico? Nunca lo he tenido claro. Hay obras de Mozart, sus últimas sinfonías, su ópera Don Giovanni e incluso su Flauta Mágica, su sonata K457 en do menos junto con la fantasía K475 también en do menor que para mí son plenamente románticas (y podría añadir algunas de las sinfonías londinenses de Haydn), mientras que un músico tenido por absolutamente romántico como Schubert tiene obras clásicas hasta el tuétano como sus sinfonías 2, 3 y 5 y muchas de sus sonatas hasta la memorable D.784 con la que empieza su madurez. También el Beethoven de las primeras sonatas y conciertos (el 1 y el 2) para piano me parecen clásicos pero con grandes toques románticos en sus movimientos lentos. Y sí, tienes toda la razón en la pregunta sobre la “Patética” que esta plenamente difuminada entre el clásico y el romántico. Pero es evidente que caigo en la tentación clasificatoria de sus tres estilos en los que de manera tradicional se ha dado en dividir la obra beethoveniana. ¿Cómo se soluciona la disquisición de este “sfumato” (porque es un autèntico sfumato!) entre lo que nos suena clásico y lo que nos suena romántico? Yo siempre acudo al movimiento literario alemán del “sturm und drag” tan en boga en esa época. Ese movimiento enlazó lo clásico con lo romántico, fue su puente de unión, su pasarela, e invadió prácticamente todas las artes. Como lo veo yo aplicado a las obras musicales? Pues que son obras clásicas en su forma (forma sonata, tres o cuatro movimientos, rápido-lento-rápido) y románticas en su fondo, en su color, en las sensaciones que nos producen. Todas las obras que he citado son plenamente clásicas en su forma, y románticas en su fondo, y eso es lo que prácticamente era el movimiento “sturm und drag”. La patética es perfectamente clásica y perfectamente romántica. Sí señor. Y los dos tan contentos. 🙂

        • José Luis dijo:

          Todo Beethoven me suena romántico, supongo que porque su música coincide con mi idea del romanticismo. Por lo demás, mi principal problema es qué casilla debo marcar… 😀

  2. Josep Olivé dijo:

    Ondia…..mira que olvidarme de Sokolov! Imperdonable! No me lo tengas en cuenta. ¡Qué pianista!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s