Un cocktail barroco para desayunar

Tómese una coctelera francesa de formas tan serias y sobrias como las de una Sarabanda, la de Händel es perfecta

El ingrediente fundamental va a ser la trompeta, mejor de época. Y la de Atalanta es una buena elección

Pero si, por no abusar de Händel prefiere otra cosa y sólo se dispone de trompetas actuales, pueden emplearse las de un alegre extrisimo Bach after Vivaldi cosecha BWV 972, tan buenas que se bastan ellas solas

Añadir luego un fondo de cuerdas frotadas con un toque de pulsadas, y agitar todo en los tres tiempos característicos, lento-rápido-lento, tomando como ejemplo el aperitivo de Atys de Lully

Y ya tenemos el coctel Cyrano que creó Jean-Claude Petit para que Gerard Depardieu empezase con buen ánimo la pelicula de Jean-Paul Rappeneau sobre el narigudo de Paris,

la sintonía de la Sinfonía de la mañana de Radio Clásica de RNE.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Barroco y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Un cocktail barroco para desayunar

  1. Josep Olivé dijo:

    Pues ahora que lo dices…. 🙂 …. “Non, merci”

  2. Josep Olivé dijo:

    Handel + Kubrick = 24k

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s