EBNDCD – Las B que llenan el silencio

La música nos lleva al más allá, al otro mundo donde está el ser sin palabras, a la verdad sin sujeto y la percepción del sentido universal, la dirección y el sentimiento de todos. Tenemos, por ella, acceso a unos espacios de otro modo inaccesibles. Como todo éxtasis, convierte el no morir en una sensación, la de sobreponerse a la muerte. El único descubrimiento profundo y extraordinario del hombre es musical: el silencio. Lo es tanto que resulta insoportable al propio descubridor.

 

Tan fuerte es el poder de la música que obliga a Cioran a dos amores alemanes: Bach y Brahms.

 

La tercera gran B, Beethoven, le merece reservas, lo ve impuro, le perdona algunos cuartetos para cuerdas. Pero con aquellos dos tiene bastante. Bach, en especial. Oírlo a oscuras es como escucharlo después de morir. Es su única religión, el mayor encuentro de su vida, un agonizante que llora de alegría y que ofrece su presencia, la que evita sentirse nulo y vacío.

Blas Matamoro. Émile Cioran. Letras Libres.

 

 

En los últimos años de Beethoven su admiración por Bach no cesaba de crecer. De hecho, las cuatro notas que abren su último cuarteto op 132  y se repiten vertebrando toda la obra, podrían pertenecer perfectamente a Bach.

 

Respecto a Brahms, es sabido que estuvo siempre a la sombra de Beethoven. Pero la Passacaglia que es el último movimiento de su última sinfonía, está basada en una cantata de Bach (la BWV 150, Nach dir, Herr, verlanget mich)

 

Lo cual apoya la coherencia del sentimiento de Ciorán: Antes de todos, Bach.

 

 

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Barroco, Post-Romanticismo, Romanticismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EBNDCD – Las B que llenan el silencio

  1. Josep Olivé dijo:

    Continuamos con el prisma filosófico para explicar el fenómeno musical. Nivelazo! Hoy nada menos que Emil Cioran, admirador conspicuo de BACH: “Si Dios le debe todo a alguien, es a Bach.”
    Pues ya puestos yo me meteré también en divagaciones filosóficas para decir que siempre he pensado que Bach proporcionó la estructura “atómica” de la música y Beethoven su forma “material”. Y con ambas se construyó/creó música hasta bien entrado el siglo XX.
    PD1: No sé si se entienden los conceptos que uso, pero no me los hagas explicar, que con Trias, Adorno y Cioran nadie se mete! 🙂
    PD2: La passacaglia de la cuarta sinfonía de Brahms es impresionante!
    PD3: Último cuarteto de Beethoven el n.16, op.135, no?

    • José Luis dijo:

      Atomos y moléculas, o elementos y materia… pero no me acaba de cuadrar, Bach hacia ya mucho más que dar las piezas. Lo que tiene gracia es eso de que con sus estructuras “se construyó/creó música hasta bien entrado el siglo XX” Y luego fue el casi caos 😀

      Erfectivamente, no es el último, no se te escapa ni media 😀

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s