Las intermitencias del amor

Ves una y otra vez la enredadera de hojas alargadas, de florecillas menudas y blancas. Siempre escoge para crecer los lugares más recogidos y humildes (el borde de una tapia, un balcón silencioso, el alero olvidado de una casa en ruinas), y tú sólo puedes verla como prolongación de aquella que siempre estuvo en el patio de vuestra casa del pueblo. Al pasar a su lado sientes la voz de tu madre llamándoos desde la casa, vuestras alocadas carreras bajo las ramas, y el aluvión de flores sobre vuestra cabeza. Te dicen que todo volverá. 

Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

Mo Li Hua (Flor de jazmín) (Trad. China)

 

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s