Solfeo

El solfeo es el arte de leer y escribir música. No sabemos quién fue el primero que intentó transcribir los sonidos en un trozo de papel o un pedazo de roca. Lo que sí sabemos es que el monje italiano Guido D’Arezzo se propuso lograrlo para la inauguración del año 1000 y lo consiguió. Este Guido era un monje albino no sólo padecía una enfermedad de la pigmentación de la piel, sino que bebía mucho y permanecía largos meses encerrado en su celda conventual de Calabria meditando sobre la manera de convertir las notas musicales en símbolos gráficos. Una oscura tarde de invierno salió a tomar el aire al campo y se inspiró al ver las golondrinas posadas sobre los cables telegráficos. Pensó que, imitándolas, tal vez podría proponer un nuevo sistema de escritura de notas.

Tardó meses en hallarlo. Tenía cuatro rayas y lo llamó telegrama. Pero cuando acudió a darlo a conocer en conferencia de prensa, el tiempo había pasado y a las líneas del telégrafo se había agregado un cable telefónico. Desconcertado, Guido retornó a las tinieblas de su celda por otros dos años y se vio obligado a inventar el pentagrama, método que perdura hasta nosotros.

Era pleno verano el día que terminó su labor y salió al patio a anunciarlo a gritos; por el prolongado encierro, la piel se le había vuelto casi transparente —otros monjes lo utilizaban para sus clases de anatomía activa— y el recio sol calabrés estuvo a punto de dejarlo ciego. Por eso bautizó el nuevo sistema en el complicado dialecto calabrés con el nombre de Astrorreydeaspectodesagradable. Sus discípulos lo tradujeron al italiano con el nombre de solfeo.

El solfeo empezó a hacerse necesario después de la invención de la escritura musical. Una vez que se hubo creado la música escrita, los inventores del sistema se dieron cuenta de que era preciso leerla. E invirtieron largos años en descifrar lo que habían escrito.

Cantando bajo la ducha. Jorge Maronna (Les Luthiers) y Daniel Samper.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cantando bajo la ducha y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Solfeo

  1. Josep Olivé dijo:

    Debí leer quién era el autor del escrito ya al principio desde el principio porque me sonaba raro raro raro… 🙂

    “Ut quam lais,
    resonare fibris,
    mira gestorum,
    famula tuorum,
    solve pouti,
    sancti ionnes…”

    Nota: este poema debería estar escrito en un latin correcto pero me da pereza ir a google a estas horas así que lo he escrito tal qual lo recito y lo tengo grabado en las neuronas más antiguas de que dispongo y conservo (ya no muchas)….desde los 10 años! 🙂

  2. Paz dijo:

    Cable telegráfico en el año 1000?

    • José Luis dijo:

      Claro que no. Seguramente lo has dejado ahí, porque si sigues leyendo verás que es todo una broma. Hasta ahí, es de las cosas más aparentemente razonables que dice el Luthier que lo firma, aunque lo del monje albino que se daba al vino ya era una típica de las suyas…

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s