Es igual pero no es lo mismo

Forges - Copistas

El famoso tema de la novena de Beethoven está calcado de un pasaje sin importancia de Misericordias Domini de Mozart, que a su vez está calcado de un pasaje sin importancia de Catone in Utica de JC Bach, el maestro de Mozart. He escuchado que incluso está en la Pasión Según San Mateo de JS Bach, pero no he logrado identificarlo. Beethoven tomó prestadas unas cuantas notas y compuso una de las más grandiosas obras de la historia de la música.

Williams hace exactamente lo contrario; toma una obra maestra y modifica lo justo para que siga sonando grandioso, pero sin que puedan (o se atrevan a) acusarlo de plagio.

Rodrigo Fernández. Comentario en Los plagios de John Williams (11) – T. S. Eliot, “E. T.” de John Williams y el “Plagio artístico”

A lo que sólo puedo añadir los audios del pasaje del Misericordias Domini de Mozart que ya apareció por aquí (apostillado nada casualmente por el mismo párrafo de T.S. Elliot con que reprobaba a Williams en el apunte comentado por Rodrigo Fernández),

el citado motivo de Catone in Utica de JC Bach

y la bonita aria en que se escucha:

Fiumicel che s’ ode appena / Arroyuelo que apenas se oye
Mormorar fra l’erbe e i fiori  / murmurar entre las hierbas y las flores
Mai turbar non sa l’arena, / nunca llega a revolver la arena,
E alle Ninfe, ed ai Pastori  / y de las Ninfas, y de los Pastores
Bell’ oggetto è di piacer. / es bello objeto de placer

Respecto a la presencia de esas notas en La Pasión según San Mateo, ni rastro.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Barroco, Clasicismo, Parecidos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Es igual pero no es lo mismo

  1. Josep Olivé dijo:

    Qué base musicológica hay para presuponer que Beethoven calcó notas de una obra juvenil de Mozart para su himno a la alegría? Sinceramente creo ver demasiada alegría en esa aseveración. En esa época no existía la oportunidad de escuchar tantísima música como en nuestros tiempos y además la que se escuchaba en salas de concierto eran músicas recién salidas del horno. Ha escuchado más música un melómano actual en un año que cualquier compositor del siglo XIX en toda su vida. Y esta demostrado que, además de ser una època en que era habitual tomarse temas prestados entre músicos, también lo esta que la evidente similitud de algunos temas son pura coincidencia. Francamente dudo muchísimo que en la Viena de la primera mitad del XIX se escuchara música juvenil de Mozart, la mayoría de ella compuesta para una ocasión muy concreta y mucha de ella ni conservada en partitura. Obviamente reconoceré mi error si se demuestra lo contrario.

    • José Luis dijo:

      No creo que nadie pueda asegurarlo, pero tampoco descartarlo, quizás menos aún que Mozart conociera ese motivo de JC Bach, que fue su maestro. Respecto a Beethoven, un buen argumento en contra es que el himno provenía de la Fantasia Coral, y ahí se parece bastantante menos. Y es cierto que la melodia es tan sencilla que “hasta mi niño la podría inventar”, ya sabes… Como ya comenté entonces, lo que más me sorprende es que esa similitud, casual o no, afectando a una de las melodias más famosas del mundo, no sea algo que sea más del publico dominio.

      Pero en lo que todos los que hemos mareado un poco el asunto estamos de acuerdo es en que era una practica habitual, y que bienvenidos los genios que llevan al Olimpo las notas a los que otros (a veces también genios) no les dieron mayor relevancia. En todo caso, es igual, tanto da, pero no es lo mismo: No es lo mismo lo que construye Beethoven que el motivo del que pudieron partir o no, primero Mozart y luego él mismo, ni es lo mismo que hace Williams con los temas de otros, que es de donde venía la cosa. Y no deja de ser una curiosidad, y de algo hay que hablar 😀

      • Josep Olivé dijo:

        Pero JL, si nadie puede puede demostrarlo, si todo lo que se ha escrito por sesudos musicólogos sobre la más famosa melodía clásica jamás compuesta nunca se alude en ese “calco” a que viene aseverarlo tan cstegóricamente y casi doctrinalmente? No quedaría mejor describir ese parecido de otra forma más razonable?

        • José Luis dijo:

          Bueno, si en vez “está calcado” dices “es calcado” puede ser más exacto, pero tampoco me parece que la afirmación sea tan categórica. Y como el parecido es evidente, lo que me sorprende es que los sesudos musicologos no hayan hablado de ello, por más que sea una casualidad. Por lo demás, ya sabes que soy muy aficionado a encontrar parecidos de estos, (es de lo poco que podemos hablar los iletramusicados) pero creo que tampoco hay que darle mayor importancia. Beethoven no pierde ni un ápice aunque esas humildes notas “fueran” de otro; de hecho, gana, seguro que estamos de acuerdo. De todas formas, también es seguro que te gusta más este original:

          “Si quieren un ejemplo muy notorio, tal vez anecdótico, e incluso, tal vez, pura casualidad, aunque eso sí divertido, tomen la Fantasía coral de Beethoven (nos vamos ya a su opus 80), aquella que más tarde utilizaría para su famosa Novena sinfonía y acto seguido escuchen el Misericodias Domini, K222 que Mozart escribiese antes de cumplir los 20. O realicen el camino inverso si lo prefieren. El modelo es innegable. ¿Quieren fliparlo más? (“flipar” lo recoge la RAE; qué le voy a hacer yo), acudan ahora a Johann Christian Bach y su ópera Catone in Utica. En el aria Fiumicel che son de appena, oh sorpresa, escucharán el mismo motivo. Curiso, ¿no les pearce? Saber de dónde venimos, conocernos y tener claro a dónde vamos. No hay más.” ( Gonzalo Lahoz, PLatea Magazine)

          • Josep Olivé dijo:

            Bueno, no nos entendemos. Y en el punto final me dejo el debate.

            “El famoso tema de la novena de Beethoven está calcado de un pasaje sin importancia de Misericordias Domini de Mozart”.

            El texto es muy claro y no deja lugar a dudas. Se afirma (sin matización alguna) con rotundidad algo que ni esta demostrado, ni puede demostrarse, ni nada de nada. Es entonces cuando una afirmación de este tipo es leida por personas poco instruidas en música (no es ningún defecto, por supuesto, muchas veces es una virtud) y de ahí a que la novena es un plagio sólo hay un paso.

            Este tipo de afirmaciones hay que matizarlas y explicarlas con algo más de mimo. Creo yo. El valor pedagógico es uno de los valores de este blog.

          • José Luis dijo:

            No acababa de entender el motivo de esta polémica hasta que has comentado la posibilidad de que estemos divulgando la idea de que la Novena es un plagio. Lo cual, más que por mitomanía, irritaría por el manoseo y el atrevimiento de la ignorancia, y en eso también coincido. Pero es lo habitual en tiempos de redes sociales, no hay ninguna estupidez que no encuentre fieles y esta no va a ser la excepción. Por lo demás, reconzco que sería más exacto y prudente un “es calcado” que el “está calcado” de Rodrigo (inconvenientes de nuestra lengua, en inglés y francés no tendrían que mojarse), pero su texto apunta a lo que interesa, que no es si se toman o no unas notas prestadas, sino lo que se hace con ellas, con un “pasaje sin importancia”. Estarás de acuerdo en que es irrelevante si las notas del himno surgieron de una inspiración inmaculada o de un recuerdo más o menos consciente: en cualquier caso, el valor de lo que Beethoven hizo con ellas se mantiene intacto (y da risa tener que defender una figura como la suya). Pero es que divulgar esa y tantas otras coincidencias, al margen de lo que quede entre los que no saben leer (y peor fue lo que hizo Miguel Rios, que aún he de apartar la letrita de mi memoria cada vez que escucho la novena) serviría para mostrar la enorme diferencia entre un uso productivo y un abuso tramposo, entre una creación y un plagio, por más que en unos y otros se empleen más o menos indiscutiblemente notas ajenas. Cierto que si no hay pruebas hay que mantener la presunción de inocencia, pero si no hay delito sino beneficio, no hay ni inocencia ni culpa sino mérito.

          • José Luis dijo:

            No sé si es para mí o para Josep, ni que quieres decir. Y mira que me gustan los enigmas 😀 En todo caso, gracias por el debate que has suscitado y por mantener tu buen tono. Y disculpas por el atraco, también me has hecho pensar que, otra vez, antes de dar mayor relevancia a un comentario tendría que hablarlo con su autor.

        • Rodrigo Fernández dijo:

          No soy músico, musicólogo ni matemático, pero de pruebas sé. Y si bien no hay pruebas directas de que Beethoven haya tomado el tema de Mozart, la probabilidad de que las 16 notas del tema se repitan por mera casualidad es de 1 en 12 elevado a 16, un número lo bastante grande como que para que mi calculadora arroje error. Bueno, en realidad menos, porque no es música atonal. Como las únicas alternativas son la casualidad y el préstamo, y la casualidad es muy poco probable, podemos descartarla y quedarnos con la otra. Así funcionan las presunciones, y con ellas se viene probando desde los tiempos de los romanos. Y no reprocho nada a Beethoven, por el contrario, se lo agradezco como todo el mundo.
          Pero si causa tanto escozor, no tengo problema en retirarlo. Después de todo, es un asunto sin importancia.

          • Josep Olivé dijo:

            No me provoca ningún escozor ni mal sueño ni nada que se le parezca. Ni soy mitómano ni la novena creo que sea de lo mejor de Beethoven. Y tampoco son 16 notas las coincidentes. Muchas menos. Solo he querido matizar una afirmación demasiado categórica, que por su incerteza debería ser más y mejor explicada en contexto musicológico. Por lo demás a mi los debates me enriquecen y siempre aprendo de ellos. Y así ha sido también en esta ocasión. 🙂

          • Rodrigo Fernández dijo:

            Bueno, el “está calcado” no es la mejor forma de expresarlo, ya que en esas palabras puede leerse también un reproche, cuando mi intención ha sido la contraria; contrastar lo que puede hacer un genio con un tema prestado (menos polémicas hubieran sido las Variaciones Diabelli), con el proceder burdo de Williams.

          • Josep Olivé dijo:

            Lo siento Rodrigo, tu calculadora no sirve para estos cálculos y hasta me parece de una frivolidad muy ingenua. Los juegos tonales en las creaciones musicales, las interconexiones entre tónicas, dominantes, sud-dominantes, las tendencias imparables de células temáticas restringen en mucho cálculos probabilisticos. Hacer música no es jugar a los dados. En partituras barrocas, clasicas, románticas, postromanticas y hasta expesionistas se constata la inmensa probabilidad de que se ejecute el juego dominante-tónica para los finales, y en el dodecafonismo pues aún se cierra más el círculo de probabilidades con restricciones en muchos casos más férreas que en el clasicismo.

          • Josep Olivé dijo:

            He vuelto leer tu teoria de las probabilidades, expuesta dicho sea de paso con bastante frivolidad, autosuficiencia y carencia de conocimientos musicales. Si esta es tu prueba irrefutable entonces yo aquí lo dejo.

          • José Luis dijo:

            No estoy conforme. Esto habría que dejarlo donde realmente empezó:

            “Mi intención ha sido la contraria; contrastar lo que puede hacer un genio con un tema prestado (menos polémicas hubieran sido las Variaciones Diabelli), con el proceder burdo de Williams.”

  2. Josep Olivé dijo:

    Nota: el que sesudos musicólogos no hayan hablado nunca de ello debería ser un dato a tener muy en cuenta. Y no creo que haya sido para esconder un posible plagio, sino por lo inconsistente y banal de tal afirmación.

    • José Luis dijo:

      Parafraseando lo que decías de la música que se escuchaba en tiempos de Beethoven, no creo yo que muchos sesudos musicólogos hayan tenido acceso a tanta música ni a tantos parecidos como millones de aficionados comparten hoy en internet. Porque lo indiscutible es que el parecido es real y aunque también es verdad que en el fondo es una banalidad, si el Misericordia de Mozart o el Fiumicel del Caton de JC Bach fuesen más conocidos, seguro que los expertos se hubiesen manifestado. Otra cosa es que no me extrañaría nada que hubiese sido para rechazar que Beethoven lo conociese, por las razones históricas y circunstanciales que tu dabas, porque la melodía es tan natural que puede aparecer espontáneamente, y porque viene de la Fantasia Coral como variación de algo que en origen se parece mucho menos a las notas de Mozart (o de JC Bach, que esa sería la otra si quisiéramos seguir el juego).

  3. Josep Olivé dijo:

    Se esta haciendo de rogar el claro de luna… 🙂 🙂 🙂

  4. Rodrigo Fernández dijo:

    Estimado Josep:
    Reconsiderando el asunto, creo que tengo que darle la razón; mi comentario es muy superficial. Francamente no esperaba que se creara una entrada respecto de mi comentario original, ni que nadie le diera importancia ni se tomara la molestia de contestarlo, y mi reacción fue más visceral que razonada.

  5. Pingback: Dime, por favor, que la Novena sí que es de mi venerado Beethoven… | Ancha es mi casa

  6. José Luis dijo:

    Sin ánimo de reabrir lo que ya está cerrado y muy bien cerrado, hemos olvidado el principio. Porque lo que está calcado sin contemplaciones es el motivo de JC Bach… Vamos, que Mozart también pilló aquí, aunque vete a saber si era consciente, con lo que le rondaría por la cabeza.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s