¿Tú también, Claro de luna?

Doña Ana y su moribundo padre (en realidad, Zerlina y Masetto…)

Hay una semejanza indudable entre los arpegios de los cuatro primeros compases del Adagio, –antes del inicio de la melodía– y las cuerdas del acompañamiento de la escena en que el comendador sucumbe en la ópera Don Giovanni de Mozart. (…) La clave es diferente y no es una cita exacta, pero las armonías del Adagio ‘Claro de luna’ están indudablemente relacionadas con ese fragmento de Don Giovanni. La leyenda dice que Beethoven incluso copió el fragmento en la página de un boceto de su sonata, hoy perdido.

El Adagio de la “Claro de luna” no sólo remite a Don Giovanni: los tresillos del principio también se relacionan con el inicio de la Fantasía en re menor KV 397 de Mozart.

Roeland Hazendonk. Notas en el librito de las sonatas grabadas por Ronald Brautigam para BIS.

 

Es sabido que Beethoven conoció y estudió la obra de Mozart, que aprendió de él y lo tomó de modelo en algunas composiciones, como hacen (y deben hacer) todos los artistas con sus predecesores. En muchos casos, sólo los músicos detectan esas influencias, seguramente más importantes que el uso de una de esas melodías o acompañamientos que tanto nos gusta descubrir a ciertos aficionados. Si la mano izquierda los arpegios que abren el Adagio de la Sonata nº 14 fueron inspirados por las cuerdas de la muerte del comendador, bendita inspiración o bendita copia, tanto da. Bendita, también, porque nos vuelve la atención hacia el magnífico lugar de donde la habría tomado Beethoven. Y también porque nos hace quitar el sombrero ante la capacidad que los genios tienen para detenerse en aspectos que a otros nos pasan casi desapercibidos. Lo cual tampoco es tan raro: Basta escuchar el mismo inicio de Don Giovanni, que en cinco minutos pasa sin respiro de la comedia a la tragedia con más ideas musicales de las que la mayoría de los mortales somos capaces de retener, incluida la de esa genial forma de acompañar el trio de la muerte del comendador con que concluye la fascinante primera escena de la ópera.

 

Beethoven habría sacado punta y construido su precioso Adagio sobre esos acordes que Mozart casi despilfarraba en unos breves segundos del Don Giovanni, algo nada raro en él. En todo caso, es obvio que el producto final es radicalmente distinto, a todos los niveles. Así siguen las notas del musicólogo y crítico Roeland Hazendonk:

En los primeros compases del Adagio se levanta el telón para una escena de ópera. La alusión a Don Giovanni prepara el escenario para una tragedia. Cuando empieza la melodía, la historia se despliega. El ritmo de las primeras notas indica una marcha fúnebre. Sin embargo, la delicada emotividad del tema y el carácter largo y sinuoso que adquiere la melodía a medida que avanza, son más bien los de un lamento resignado y reconfortante, y los tresillos utilizados en la armonía acompañante no tienen nada que ver con una marcha.

 

 

    • Sí, muy bien, pero… ¿tú también, Claro de Luna?
    • Pues puede que sí. ¿Pasa algo?

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo, Parecidos, Romanticismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a ¿Tú también, Claro de luna?

  1. Josep Olivé dijo:

    No entiendo este otro post. Sinceramente no lo entiendo. Se esta dando cancha últimamente a unas afirmaciones que que me dejan estupefacto y perplejo por su falta de rigor y su frivolidad. Lo siento, pero no voy a entrar al trapo como si lo hice hace unos días. Y esta vez no necesito ir ni a las partituras. Por cierto, el arpegiado de la sonata lo ejecuta la mano derecha.

    • José Luis dijo:

      Me pongo con el Claro de luna mientras seguimos con lo de la Novena y el Misericordia, y resulta que me encuentro con un musicólogo que llama la atención sobre el innegable parecido de los arpegios que abren el Claro de luna y las cuerdas del trío de la muerte del comendador. Ni a propósito.

      Nadie dice que sea copia, Hazendonk emplea la palabra leyenda, yo comento lo que me parece fundamental, es decir, bendita copia si es que lo fue. Y a lo que doy cancha es al comentario de un profesional que hace una observación como las de Rosen que recoge la wikipedia: “El trabajo de Mozart siguió influyendo en Beethoven, es un hecho indiscutible. Para dar un ejemplo, el papel jugado por la Sinfonía n.º 40 de Mozart en la composición de la Quinta Sinfonía de Beethoven puede ser documentada por los cuadernos de dibujo de Beethoven, donde copió una secuencia de la obra de Mozart que adaptó en su propia sinfonía. También se cree que algunas obras de Beethoven tienen modelos directos en comparación con las obras de Mozart. Por ejemplo, Charles Rosen ve el Concierto en do menor K. 491 para piano de Mozart como un modelo para el Concierto para piano n.º 3 de Beethoven en la misma tonalidad, el Quinteto de viento con piano, KV 452, comparable con el Quinteto de viento con piano, op. 16, y el Cuarteto de cuerda n.º 18, KV 464, con el Cuarteto de cuerda en la mayor, op. 18 n.º 5.”

      Mano derecha, cierto. A menos que el video esté del revés. O mis oidos, lo cual es más probable 😀 😀

    • José Luis dijo:

      Pasado mañana volveré sobre el tema… 😀

  2. Josep Olivé dijo:

    Roeland Hazendonk, musicólogo no se, no se, pero una eminencia en fantasear con formas de nubes. Le debe venir de pequeñito. Y Rosen pues otra eminencia…en descubrir sopas de ajo. 🙂 🙂 🙂

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s