Vacuna, ya

“Cogersela con papel de fumar”. Ser excesivamente formalista, puntilloso y exquisito; dícese también del legalista o pseudopuritano que hila muy fino porque tiene excesivos remilgos en comprometerse o arriesgarse. (Diccionario del insulto, de Juan de Dios Luque y otros)

 

Probada y sin efectos secundarios relevantes en miles de adultos sanos, se argumenta que todavía está por demostrar  su seguridad en gente mayor y con distintas patologías. Pero, exceptuando alergias e inmunodeficiencias, ninguna vacuna ha resultado particularmente lesiva en ese grupo y no en la población general.

En todo caso, si ya se sabe que es inofensiva en adultos sanos, ¿por qué no vacunarles ya a ellos y obtener para todos la llamada “inmunidad de rebaño”, los cortafuegos que eviten otro brote explosivo y un nuevo confinamiento que acabaría causando bastante más daño que algún excepcional efecto secundario?

¿Que no se sabe cuánto durará la protección que ofrecen estas vacunas? Pues que lo estudien sobre la marcha, vacunando. De hecho, tampoco sabremos si al covi le dará por mutar y reírse de la que estuviera siendo más eficaz contra su antecesor.

Por otro lado, si la ciencia no debe perder mucho tiempo demostrando la falsedad de tesis sin el menor fundamento o manifiestamente absurdas (como, por ejemplo, las de la homeopatía), por el contrario, en circunstancias tan graves como la actual debiera permitirse apostar por lo que parece una conclusión obvia aun antes de haberla demostrado. No hay ningún mecanismo conocido por el que, tanto las vacunas que emplean adenovirus como las basadas en m-RNA puedan causar por sí mismas más daño que molestias perfectamente tolerables, mientras que los escasísismos efectos indeseables graves de todas las vacunas y los de los medicamentos en general, tienen una explicación lógica, son “razonables”.

¿Por qué no vacunar también a cualquiera que lo pida? Puede que las razones sean económicas. Ninguna multinacional quiere oír hablar de posibles demandas multimillonarias, y el negocio lo van a hacer igual hoy que mañana. Pero existen los consentimientos informados y la asunción voluntaria de riesgos. Y las decisiones de los dirigentes políticos. Lo que no debe abundar son dirigentes informados ni valientes. Algunos parecen inmunes, no ya a la ciencia, sino al sentido común, además de cobardes.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Vacuna, ya

  1. Josep Olivé dijo:

    No conozco en profundidad la situación del desarrollo de una vacuna eficaz. Hay mucha información dispersa y además no tengo conocimientos que puedan aportar nada. De la lectura de este post debo deducir que hay vacuna en ciernes y con probabilidades de ser eficaz, y que si no se esta a las puertas de ser aplicada es por rigurosos y estrictos protocolos sanitarios? Me subo a tu carro ya mismo. Pero entonces no acabo de entenderlo del todo, dado que la mismísima OMS ha declarado hoy que una vacuna eficaz no la tendremos hasta finales del 2021. O tal vez la OMS tiene el orgullo herido (tardar semanas (!) en declarar una pandemia en connivencia con China!) y quiere lavar su imagen siendo más rigurosa?

    • José Luis dijo:

      Tampoco creas que yo entiendo mucho lo que está pasando, no es normal este silencio respecto a un asunto que es crucial, la relación beneficio/riesgo. La seguridad parece un tabú, nadie lo cuestiona: “ante todo la seguridad”. Pero las vacunas con virus vivos, como la de la polio oral que se puso tanto tiempo, tienen sus riesgos, creo que era alrededor de 1 por millon de muy serios problemas, y sin embargo nadie solvente duda de la cantidad de paralíticos que evitó y de vidas que salvó. Aquí, la situación es distinta, porque el coronavirus no es ni de lejos tan letal, de modo que, a titulo individual, sería más dificil asumir riesgos: A una persona joven, que seguramente pasaría la covid sin enterarse, no le sentaría muy bien que la vacuna le causase un daño serio. Pero aún en jovenes sanos, el riesgo de que les mate es superior a los hipotéticos daños por la vacuna: 30.000 vacunados, 0 problemas serios. Aunque apareciera un efecto secundario grave en el vacunado 30.001, algo que es muy improbable, compensaria la vacuna. Y no hablemos ya socialmente, si la vacuna del joven protege al viejo (como las mascarillas, por cierto, no sería un mal eslogan si esta colección de muñecos inútiles estuvieran a lo que hay que estar.

      Me parece tan increible que ni siquiera se hable, que no me extrañaría que se me escapase algo, quizás soy el listillo de turno metiendo la pata. Pero no consigo ver donde me equivoco. Desde luego, no creo que sea en esto de la seguridad. Y respecto a la eficacia, sabemos que producen anticuerpos, sabemos que son neutralizantes, y todo indica que funcionarán. Pero si hay que esperar a que los vacunados de prueba se expongan de modo natural al virus para comprobarlo en la práctica, aviados estamos. De nuevo, eso valdría para una situación normal; esperar a ver cual es la mejor, con cuantas dosis se produce inmunidad prolongada, etc, etc. Pero la situación no es normal, y la sorpresa sería que no funcionasen.

      Me ronda por la cabeza que haya una discusion entre bambalinas sobre los costes y el riesgo politico de una vacunación poco eficaz frente a la posibilidad de que, poco a poco, se logre la inmunidad de rebaño y el coronavirus pase a ser sólo una gripe algo más peligrosa, porque el virus se atenue, porque la población de riesgo siga protejida o se aprenda a identificar los que, sin serlo, reaccionan tan mal. No se me ocurre otra cosa para justificar estas dudas. De la OMS tampoco entiendo nada.

      • Josep Olivé dijo:

        El riesgo de aplicar una vacuna no habiendo pasado todos los protocolos de manera rigurosa debe ponderarse y tomar una decisión, porque efectivamente la situación no es la normal: el covid se ha extendido de manera vertiginosa y por todo el mundo. Porque puestos a hablar de riesgos ya estamos plenamente “hundidos” en ellos: normalización actividad económica, tolerancia (incomprensible) ante actividades lúdicas descerebradas, actividad escolar, necesaria interacción familiar…etc. Són riesgos necesarios en unos casos, y evitables en otros. Por tanto, una rigurosidad extrema en los protocolos para una vacuna no me parece coherente con el actual estado de las cosas. Y habría que pedir explicaciones a quién ahora es tan “precavido” o se las da de sensato y no lo fue nada de nada en las semanas previas a la de la declaración de alarma.

        • José Luis dijo:

          Eso es pedir imposibles. Si lo que digo no es una burrada, sería un auténtico lider quien debiera plantear a los cientificos esa valoracion riesgo/beneficio y atreverse a obrar en consecuencia. De aquí no se puede esperar nada, e insisto, me extraña tanto que otros más valientes y sensatos (como Merkel) no hayan ido por ahí, que tambien pienso que puedo estar equivocado. Y deseando que me lo hagan ver.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s