La Epifania de Esty (Unorthodox)

Unorthodox (Heterodoxa o Nada ortodoxa, aunque a lo que aquí se alude es más bien a una ex-ortodoxa), es una miniserie inspirada en las memorias de Deborah Feldman, Esther “Esty” Schwartz en la ficción, una neoyorquina que decidió y logró escapar de la comunidad ultraortodoxa judía en la que había crecido apartada del mundo. Una historia, por lo demás, perfectamente extrapolable a huidas de sectas menos reconocidas.

Con tres capítulos en vez de cuatro hubiese bastado, pero el  excepcional primero, el emotivo cierre y la prodigiosa interpretación de su protagonista, Shira Haas, justifican con creces el ver la serie. Y los aficionados a la música gozaran especialmente, y en muchos casos se identificarán, con una escena de ese primer episodio que nos muestra la epifanía musical de la ya fugada Esty, su primera experiencia con la música clásica en directo, en un ensayo del Trio de la Serenata para cuerdas de Dvorak, una elección nada convencional y muy acertada para explicar y acompañar la emoción de esos inolvidables momentos que esta actriz expresa tan extraordinariamente.

Antes de eso, además de una muy buena banda sonora original (Antonio Gambale), ya se ha escuchado a Schubert, en otra conmovedora escena, An Die Musik, nada menos que por Schwarkpof.

Du holde Kunst, in wieviel grauen Stunden, / ¡Oh, arte benévolo, en cuántas horas sombrías,
Wo mich des Lebens wilder Kreis umstrickt, / cuando me atenaza el círculo feroz de la vida,
Hast du mein Herz zu warmer Lieb’ entzunden, / has inflamado mi corazón con un cálido amor,
Hast mich in eine bess’re Welt entrückt! / me has conducido hacia un mundo mejor!
Oft hat ein Seufzer, deiner Harf’ entflossen, / Con frecuencia se ha escapado un suspiro de tu arpa,
Ein süsser, heiliger, Akkord von dir / un dulce y sagrado acorde tuyo
Den Himmel bess’rer Zeiten mir erschlossen, / me ha abierto el cielo de tiempos mejores.
Du holde Kunst, ich danke dir dafür! / ¡Oh, arte benévolo, te doy las gracias por ello!

“A la música” suena en un disco que le gustaba al abuelo, algo que debía mantenerse en secreto en el mundo de Esty, en Brooklyn, donde las mujeres de su comunidad no debían cantar en público. Y es que la música es un muy importante protagonista de la serie, porque si la letra de esa canción podría haber sido expresamente escrita para esa historia, también parece la respuesta a la situación de la joven el trio de Elias de Mendelssohn (por cierto, un judío converso) que escuchará a un coro de envidiables muchachas sentada junto a un despreocupado mocoso que exhibe mucho de lo que a ella se le ha prohibido y teme no poder alcanzar.

Hebe deine Augen auf zu den Bergen, / Alza tus ojos a los montes,
von welchen dir Hilfe kommt. / de donde ha de venir tu socorro.
Deine Hilfe kommt vom Herrn, / Tu protección viene de Yavé,
der Himmel und Erde gemacht hat. / el creador del cielo y la tierra.
Er wird deinen Fuß nicht gleiten lassen, / No consentirá que resbalen tus pies,
und der dich behütet, schläft nicht / y no dormirá el que te protege.

La música explica también la historia. En el último capítulo, esa secuencia del coro fundamentará una sorpresa. Y volverán dos canciones que ya se han oído y cierran el círculo, la primera… mejor no destripar el final. En compensación, podemos disfrutar completo de ese precioso segundo movimiento de la Serenade en Mi mayor, Op. 22 de Dvorak. Y hasta aprovecharlo para recordar nuestra propia epifanía musical.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cine, Romanticismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Epifania de Esty (Unorthodox)

  1. Josep Olivé dijo:

    Bellísima. Emocionante. La vi hará un par de meses y me la zampé en una tarde, porque además de su argumento, de su realización, de su interpretación y de su maravillosa banda sonora tiene una cualidad que me facilita muchísimo la visión de series: tiene un número de capítulos cerrado. Pueden ser 3,4,5 o 6 capítulos, pero que acabe ahí la historia. Sin duda, de las series que he visto, otras también muy interesantes, esta ha sido de las que más me ha impactado. Y gustándome como me gusta la música, su banda sonora ha sido una gozada total.

    • José Luis dijo:

      Está muy bien, creo que si hubiesen hecho del segundo y tercer episodio uno solo hubiese mantenido más el nivel, pero vamos, ojalá hubiese muchas como estas. La secuencia que no he puesto, con la abuela escuchando a Schubert y acordándose de su padre, con toda su sencillez, es emocionantisima.

      Me parece que son dos generos distintos: Las series de docenas de capitulos, que pueden prolongarse indefinidamente y las cerradas, que un muchos casos no son más que peliculas largas, aunque estructuradas pensando en que se trata de episodios para ver uno al dia (más es vicio, que lo sepas)

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s