Beethoven: Sonata para piano núm. 26 en mi bemol mayor Op. 81a, “Los Adioses” (1810)

Dedicada al Archiduque Rodolfo de Austria, alumno, protector y amigo de Beethoven, cuya huida de Viena en 1809 con el avance de las tropas de Napoleón motivó la composición de esta sonata, la 26, opus 81a, en Mi bemol mayor, conocida como “Les adieux”. De las 32 sonatas esta es la única compuesta con verdadera voluntad programática, y así lo expresó el mismísimo Beethoven, de su puño y letra y con su música:

“Das lebewhol”. Adagio-Allegro – El adiós
“Abswensenheit”. Andante expresivo – La ausencia
“Das Wiedershen”. Vivacissamente – El reencuentro

En el año de su publicación, 1811, se añadió una dedicatoria que confirma su carácter programático: “En la partida de su Alteza Imperial, Archiduque Rodolfo, con admiración”.

Compuesta entre 1809 y 1810, “Les adieux” es una mala traducción de “Lebewohl”, ya que la expresión en francés se refiere a un adiós convencional mientras que la expresión alemana es un adiós privado e íntimo dirigido a una persona a la que se tiene aprecio. Es considerada una sonata de gran dificultad técnica y expresiva a causa de las emociones que el intérprete debe desplegar. Esta maravillosa sonata, espectacular y bellísima, está considerada como un puente entre el segundo periodo compositivo de Beethoven (plenamente romántico) y el tercero, intimo, introspectivo y de una libertad formal y musical extraordinarias.

Nada más empezar el primer movimiento Beethoven deja bien claro su propósito: un motivo descendente de tres acordes en adagio sobre los que reparte en la partitura  las tres sílabas de “Le-be-wohl”, continuando con un allegro, la totalidad de cuyos temas se derivan de esos tres acordes. Más explícito no se puede ser. El siguiente movimiento [7:12] refleja la tristeza causada por la ausencia, traducida en un maravilloso andante, quebrado abruptamente por la alegría del rencuentro en el tercero [10:50]

Josep Olivé

Y para hacer vivas todas las emociones, una leyenda:

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Piano, Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Beethoven: Sonata para piano núm. 26 en mi bemol mayor Op. 81a, “Los Adioses” (1810)

  1. José Luis dijo:

    Lo suyo sería que yo ahora añadiese algo original e interesante, pero de lo que no hay, no hay. Sólo que est asonata no está entre mis preferidas y que me remite a sus conciertos para piano.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s