El canto de las sirenas (LII) – Los finales fugados de Beethoven

Es una evidencia que a Ludwig van Beethoven le preocupaban mucho los finales. Y la prueba de ello es que no cejo en su indagación de formas que pudieran resultar artísticamente apropiadas. Acudió así a la resurrección de formulas algo arcaicas en relación con la forma sonata, que ya había probado Wolfgang Amadeus Mozart: el tratamiento fugado; o el tema con variaciones.

El tratamiento fugado, ensayado en uno de sus cuartetos dedicados a Joseph Haydn, fue llevado por Mozart a su mayor y más convincente apoteosis en el grandísimo finale de la Sinfonía «Júpiter» en do mayor. Ese fue uno de los modelos de Beethoven; define uno de los rasgos propios de su estilo tardío.

Igual que Wolfgang Amadeus Mozart, y a través de la misteriosa influencia del baron Gottfried von Swieten, (…) Bach, ese gran olvidado, y menospreciado por algunos de sus hijos, parece visitar primero a Mozart, tras su matrimonio con Constance, y luego a Beethoven, sobre todo cuando su estilo heroico entra en crisis, en el alba misma de su estilo tardío. Le visita de forma insistente y obsesiva a partir de la gran sonata Hammerklavier, aunque ya había sido anunciada la presencia de ese fantasma de J. S. Bach, y de sus fugas, en el finale del tercero y último Cuarteto Razumovsky.

 Se trata de culminar la pieza con una fuga. Solo que ésta debe, entonces, perder su aura de “armonía preestablecida” propia del Barroco, o de la filosofía de Leibniz, en donde el sujeto temático de la fuga es modulado, aquí y allá, en diferentes tonalidades o perspectivas, sin que exista otra dificultad que la puramente rutinaria en esa sucesión de voces que van recorriendo, desde distintas tonalidades, el mismo sujeto de la fuga. Lo que quiere y pretende Ludwig van Beethoven es algo bien diferente y arriesgado que ya Mozart ensayo con gran acierto y éxito: infundir a ese arte barroco el dramatismo propio de la forma sonata característica del estilo clásico; el cual, en sus manos, acentúa hasta el paroxismo el contraste temático y tonal, dramatiza la línea argumental y confiere carácter de improvisación y aventura a todo ejercicio de modulación, que jamás tiene carácter preestablecido, armónico y apacible. O que siempre es augurio de drama e imprevisto.

Como si de la armonia preestablecida de las monadas de Leibniz se transitara a la armonia oppositorum especulativa de Hegel. (…). De ahí el carácter tenso, profundamente inestable, y por lo mismo muy atractivo, del modo heterodoxo con que Ludwig van Beethoven aborda la forma fugada, ya en sus últimas sonatas, y desde luego en los dos grandes monumentos a la fuga con que concluye, de manera insuperable, esa extraña síntesis de El arte de la fuga de Bach y forma sonata: en el Cuarteto op. 131, primer movimiento; y en la Gran fuga op. 133, que debía ser el finale del gran Cuarteto op. 130.

___________________________________________________________________________________________
Todo lo que en estas páginas aparece en este color verde, son extractos del libro El canto de las Sirenas de Eugenio Trías; en negro están los ajustes gramaticales, lo resumido y todo lo que proviene de su texto. Y en este azul, lo añadido, comentarios propios y definiciones o explicaciones de terceros, generalmente de la wikipedia.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en El canto de las sirenas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El canto de las sirenas (LII) – Los finales fugados de Beethoven

  1. Josep Olivé dijo:

    Magnífico Trias. Es curioso ese “revival” de la fuga que caló en muchos compositores románticos. También curioso que la fuga normalmente ocupara los finales de las partituras, como si ayudara a cerrarlas, en que fuera la última palabra. También en grandes obras corales: Requiem (Mozart), Missa solemnis (Beethoven), Un requiem aleman (Brahms). Y el paradigma del revival de la fuga (con permiso de la Grosse Fuge beethoveniana) es este glorioso cierre del corpus operístico de Verdi:

    • José Luis dijo:

      Gracias por el finale. Me encanta el expaje del duque de Norfolk.
      Con Beethoven está muy bien Trias. Quizá debiera haber seguido mi idea incial de traducirlo a un lenguaje que se pudiera entender. Ahora apenas nada más que eliminar parrafos que me parecen superfluos o que no entiendo. Porque ese es el problema: Para explicarlo primero hay que entenderlo…

  2. Josep Olivé dijo:

    Lo siento José Luis, es que no me puedo aguantar:

    “No me consta que la nueva cepa este en España”. Salvador Illa, ministro de Sanidad.

    Bueno, españolitos, como todos somos idiotas y no sabemos de que va esto de los virus debemos esperar a que al señor Illa le conste. Y nos vamos a enterar. Vaya si nos vamos a enterar.

    PD: yo creo que el virus ha alcanzado un grado de perfeccionamiento tal que tiene el teléfono del señor Illa y que le va a informar de manera oportuna cuando esta dispuesto a entrar en España. Porque si no es eso entonces, Salvador, me das más miedo tu que el virus! Hay que ver!

    • José Luis dijo:

      No lo sientas. Si no me pongo a escribir es porque me supone muchas horas de malestar y acabaré por enfermar, porque esto es realmente desesperante. Como no soy conspiranoico, no creo que nos quieran matar a todos, aunque lo parezca. Pero me temo que han asumido un numero de muertos al que no les importa llegar, y desde luego, tenemos un precio politico. Despues de abstenerse y endosar el muerto, literal, a las autonomias, la única decision que tenían que tomar ahora ellos, se la han pasado a Europa. Había que aislarse de Gran Bretaña, y han entrado los aviones que han querido. Mas o menos como lo de la mani aquella del machismo que mataba mas que el coronavirus.

      No están a eso. Con Europa hecha polvo, la posibilidad de una España Bolivariana con Cataluña y el Pais Vasco independientes, me parece cada vez mas real. Y ellos estan a eso, a quedarse con los restos.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s