El filósofo de pueblo

Cuando en España se dice o le dicen a alguien, que hay que ser filósofo, hay que entender que es preciso soportar serenamente y con un tanto de sorna, algo muy difícil. Para el pueblo español, filosofía es algo que tiene mucho que ver con los reveses y tropiezos de la vida; en un mundo feliz no sería menester ser filósofo. No es, pues, la filosofía un afán de saber, sino un saber resistir los azarosos vaivenes de la vida: es una forma serena, sabia, de acción. Es una conducta. Conducta basada en ver de los acontecimientos, su cara y cruz; en ver la vida como un tapiz al que hay que dar la vuelta.     

De ahí la sorna, la malicia del buen filósofo. Soporta lo que viene, con entereza, con serenidad comedida, con dignidad sobre todo: parece estoico. Pero se burla de aquello que tan dignamente soporta, lo mira de frente para hacerle frente y luego de soslayo, como si ya lo estuviera viendo marcharse, como si le estuviera cogiendo las vueltas; unas vueltas contradictorias que se desmienten a sí mismas. El filósofo de pueblo opone su serenidad, su identidad consigo mismo, que es su entereza, a la contradicción de los azares del mundo; se burla desde su integridad, de la veleidad de los acontecimientos. Y este burlarse ya no es estoico. Puede parecer más bien cínico, sobre todo si se mira a las apariencias: un hombre envuelto en una amplia capa de paño deslucido y quizá desgarrado por algunos girones; la mirada brillante y de través, la sonrisa esbozada, una sonrisa que ha borrado apenas un pliegue de amargura,… pudiera ser cínico. Mas no lo es. El cínico no se siente obligado a sobrepasar los acontecimientos; los testimonia simplemente; dice, y grita más que dice: ¡eh, que aquí está pasando esto!… Es un mártir algo desvergonzado, pues que exhibe sus martirios y los extrema; es un mártir extremista. Y el filósofo que hay que ser en España cuando vienen las malas, no grita ni manifiesta nada, ni tiene nada de extremista. Sonríe con burla leve. Y esta burla impalpable es la sabiduría más madura, tal vez, de toda una civilización.     

Intervienen en este tipo de sabio popular, dos creencias que nadie de los ya conocidos, de los que han vivido ante nuestra vista en muchos siglos, ha adquirido por su propia reflexión. Una: las cosas cambian; los acontecimientos mundanos mudan, se contradicen, se desmienten a sí mismos y con ellos también los hombres que no han sabido ser filósofos. Otra: hay que ser idéntico a sí mismo; los acontecimientos no pueden mellar el fondo de tu ser; el ser es el mío; yo soy quien es verdaderamente y lo demás, sólo vaivén embustero, sombras y engaños, aunque me dañen y traigan pena. Pero este mi ser no es invulnerable; he de sostenerlo, a través precisamente de los vaivenes y engaños, y ha de verse comprobado en el trato con ellos; ha de medirse con ellos continuamente y ganarse a diario su verdad.     

El saber que nace de aquí es una meditación acerca del mundo y sus mudanzas, una meditación acerca de las apariencias, que roza como género literario con la novela ejemplar. Es una meditación figurada, dramática, en la que el error, las ilusiones de nuestra mente y los engaños del mundo, se van descubriendo como en un teatro, el «gran teatro del mundo», con gran sencillez. Es una forma sentenciosa, alargada, más teatral y menos picaresca, del apólogo.     

En esta corriente de filósofos populares, de meditadores pueblerinos  de sabios de pórtico y plazuela, se ha asentado la verdadera ciencia española, el saber que hacía conllevable la vida y mantenía despierta le reflexión. Mientras ha quedado un grano de este saber, ha sido suficiente para equilibrar tanta locura y desvarío como brotaba incesantemente de nuestro suelo. España se ha mantenido por él, sostenida al borde del despeñadero, de ese despeñadero que desde tanto tiempo la aguardaba. Es la verdadera filosofía española y a través de su corriente escuchamos correr el agua viva que en hilo sutil viene desde el mejor de los Sócrates: el de la «sofrosine» y el de la ironía.

María Zambrano. ¿Qué es Filosofía para el Pueblo? Idea Popular del Sabio. Pensamiento y Poesía en la Vida Española

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Humor, Pensamiento y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El filósofo de pueblo

  1. Josep Olivé dijo:

    Leído, tres veces. Y captado el mensaje. Es curioso; hay textos que aunque uno no los acabe de entender en su primera lectura gusta de leerlos. Y eso hace que, al gustosamente repetir, acabe entendiéndolos. Es magnífico el escrito, y su conclusión.
    PD: Me pasaba mucho con Kafka y Hesse. No entendía nada pero me gustaba leerlos. 🙂

    • José Luis dijo:

      Para ser una filósofa se la entiende bastante bien, me parece un retrato agudísimo de un arquetipo absolutamente real. En su contexto se entiende mejor a donde quiere ir a parar; si te lo encuentras aquí, empiezas ya despistado 😀

    • José Luis dijo:

      La pregunta es si con la despoblación del campo va a quedar en España algo de “ese saber que hacía conllevable la vida y mantenía despierta le reflexión”. Porque las ciudades no me parecen un caldo de cultivo adecuado…

      • Josep Olivé dijo:

        “El disputado voto del sr. Cayo” de Delibes es otra clase magistral del saber rural. Zambrano y Delibes sabían de lo que hablaban.

  2. riol.angel dijo:

    Qué buena reflexión, me apunto el libro de María Zambrano. Gracias

    • José Luis dijo:

      Es de unas conferencias que dió cuando estaba exiliada en Méjico, unas pocas páginas suficientes para demostrar su excepcional inteligencia. Están en la biblioteca Miguel de Cervantes, en el enlace de la firma. Las puse sin estar muy seguro de hacerlo, ahora me alegro. 😉

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s