117

– ¿117?

– Sí, 117. Pero primero cíteme cinco obras religiosas de Mozart.

– ¿Cinco?  Vamos a ver: El Réquiem, La Misa de la Coronación, La Gran Misa en do menor, estooo… el Ave Verum y… ¿vale la Música Masónica?

– Podría valer, pero lo que no vale es no haber citado las Vísperas… ¿Cómo? ¿Que no las conoce? Pues no conoce a Mozart. O eso dijo Alfred Einstein en su famosa biografía: “Quien no conozca esas obras, no conoce a Mozart” De modo que ya somos dos los que tenemos que escuchar detenidamente las dos vísperas a que se refiere, las Vesperæ solennes de confessore y las Vesperæ solennes de Dominica.

– ¿Y el 117, a qué viene?

– Pues estamos en lo mismo. Si la cuarenta es la cuarenta y el veintiuno el veintiuno (como la novena es la novena), 117 solo hay uno: El Laudate Dominum que inicia el Salmo 117 incluido por Mozart en las  Vísperas de confesores. Porque sus pocos versos han sido utilizados por otros muchos compositores, desde Vivaldi hasta Honegger, pasando por Liszt y, sin ir más lejos, el mismo Mozart en las otras vísperas, las de domingo, pero el Laudate más laureado y justo propietario del dorsal 117 es el de las Vísperas de confesores, que, si ni este recordamos muy bien, ya podemos ir poniéndonos de rodillas. Y si lo recordamos no hace falta decirlo.

Laudate Dominum omnes gentes
laudate eum, omnes populi.
Quoniam confirmata est
super nos misericordia ejus,
et veritas Domini manet in aeternum.
Gloria Patri et Filio et Spiritui Sancto.
Sicut erat in principio, et nunc, et semper.
Et in saecula saeculorum.
Amen.
¡Alaben al Señor, todas las naciones,
glorifíquenlo, todos los pueblos!
Porque es inquebrantable
su amor por nosotros,
y su  fidelidad  permanece para siempre.
Gloria al Padre y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en un principio, ahora, y siempre.
Y por los siglos de los siglos.
Amén.

Haberse puesto colorado valdrá para recordar mnemotécnicamente (y poder impresionar al personal con ello) que esta fue una de las últimas composiciones que Mozart compuso a instancias del arzobispo Colloredo, su “queridísimo” patrón en Salzburgo. Pero para no olvidar que la escribió poco después del desgraciado viaje a Paris en que falleció su madre, basta volver a disfrutar de la profunda y serena belleza de “una pieza que no se preocupa en absoluto por ser religiosa y posee tal encanto y expresividad poética que difícilmente se puede encontrar algo parejo”, de nuevo palabras de Einstein, el otro. O el uno, según se mire.

Veinticuatro años tenía, como las horas del día, y qué grande era el mozo en la pena como en el alborozo, qué inmenso conocimiento para expresar así tanto sentimiento… Buenooooo…. igual a Mozart le hubieran hecho gracia los pareados, que a fin de cuentas era un heterodoxo, como demostraba aquí, tratando con una emoción reverencial unas palabras que los demás compositores, incluyendo todos los citados, han rodeado de una alegría exultante y triunfal.

¿Tienen todavía unos minutos? Pues vamos ya que nos vamos, que no solo es el laudate, son otros cuatro salmos además de un magnificat(e) y habrá que escuchar al menos las de los confesores si no queremos que nos vuelvan a sacar los colores. (Y de paso repetiremos el 117; pongan al niño el chupete)

Las del domingo, sin rima ni video, aquí.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo, Sacra y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a 117

  1. Josep Olivé dijo:

    A Mozart no solo no le encantaban ripios y pareados sino que los usaba constantemente. Y no siempre tan correctos como los tuyos… 🙂 Veamos, no es que tenga minutos, dispongo de toda la noche hasta el alba si se trata de música como esta. Einstein estaba mucho más enamorado de Mozart que de los átomos o de sus relatividades, de eso no tengo ninguna duda. Y la serie dedicada a su vida y obra (en Netflix o Amazon, ahora no recuerdo, muy buena por cierto) debería haber profundizado en este amor por la música que estoy escuchando en estos momentos. Y escucho enteritas las dos Visperas y llegado a sus Laudates pues puede que lo que vaya a decir sea poco reverencial, un poco hereje, un poco anticlerical…pues, pues, pues que ni Colloredo ni su Iglesia se merecían esa música! Los ángeles, si, pero ellos no.
    PD: Bueno, mañana me confieso y ya esta. 🙂

    • José Luis dijo:

      Gracias, todo lo que no sea cachondearse de mis ripios es una muestra de buena voluntad. Era una forma de despistar. Conocía el Laudate pero no lo recordaba como merece, y de las Visperas, nada. Y es im-presionante

      Respecto a Einstein, el de la cita podría ser Albert, porque su admiración por Mozart era notoria, pero es Alfred, el musicólogo. Hasta no hace mucho yo creía que era la misma persona. No sé hasta qué punto será común el apellido, pero es una curiosa coincidencia que compartan también su preferencia por Mozart por encima de todos. Y casi el nombre.

      PD: Supongo que hoy la confesión debe ser telemática. No tiene mérito.

  2. Josep Olivé dijo:

    Telemática?…Ni presencial ni telemática: telepática! No hay que dejar rastro… 🙂

  3. Pingback: …salvo quizás la Serenata op. 135 de Schubert | Ancha es mi casa

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s