Alégrate mucho

Cuando Haendel te dice que te alegres mucho, prepárate. Pero si eres una soprano que afronta un melisma de 16 notas ensayando el Rejoice Greatly de su Mesías a una velocidad muy superior a la habitual¹ es lógico que no puedas contener una inmensa alegría al lograrlo.

Un año después de ese ensayo, Jeanine de Bique lo cantaba en los PROMS de 2016, demostrando que también sabía hacerlo sin ponerse al borde de un ataque de nervios.

Rejoice greatly, O daughter of Zion;
Shout, O daughter of Jerusalem: behold, 
Thy King cometh unto thee.  
He is the righteous Saviour,  
and He shall speak peace unto the heathen. 
Alegraos, oh hijas de Sión;
Gritad de júbilo, oh hijas de Jerusalén, 
Vuestro rey va hacia vosotras
Él es el verdadero Salvador,
y proclama paz a las naciones.

Luego no parece haberse prodigado mucho, pero que le (nos) quiten lo bailado.

______________________________________________________________

¹

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Barroco y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Alégrate mucho

  1. Josep Olivé dijo:

    Una técnica de los cantantes o instrumentístas para afrontar pasajes complicados y de tempo rápido es la de ejecutar-los aún mucho más rápidos en los ensayos. De esta manera se sienten más relajados en su ejecución ya acorde con el tempo ante un auditorio. Pero veo que a Jeanine De Bique le daba igual.

    • José Luis dijo:

      No sabía eso, tiene sentido. Puede que al ver que le salía tan bien decidiese hacerlo así. Y vete a saber si ese vídeo no le valió la participación en los PROMS. Pero creo que me gusta más el tempo clásico.

      • Josep Olivé dijo:

        Mucho mejor para mi también el tempo normal. Tan rápido me suena pelín atropellado. Por lo que respecta a los ensayos un muy buen profe de piano que tuve en cuanto tenia de manera “escuchable” un estudio en allegro me lo hacía tocar en presto una buena temporada y luego, cuandi volvía al allegro me parecia gloria bendita. 😄

        • José Luis dijo:

          Se dice “soportable”. 🙂

          • Josep Olivé dijo:

            Bueno, “soportable” por la interpretación…jajajaj. 🙂

            El matiz que aporto es debido a que muchísimas obras-estudio (estudios) para piano son bellísimas, aunando un puro ejercicio técnico muy concreto con belleza musical. Los estudios de Chopin, Op.10 y Op.25 son un ejemplos inconmensurables de lo que digo.

            Aquí uno que te va a gustar, y como un ejercicio de octavas puede ser una obra llena de encanto, ritmo y vivacidad. Al piano una incomprensiblemente denostada (en algunos círculos “sentadores” de cátedra, inquisitoriales vamos) Valentina Lisitja, a quién pudimos ver y escuchar en el Delibes ambos en el concierto n.1 de Rakhmàninov en uno de esos años en que uno podía moverse para asistir a conciertos… 😦

            …y algo muy gordo tiene que pasar cuando una “bestia” rusa tira el pañuelo de esa manera…Op.10 n.4… 🙂

          • José Luis dijo:

            Si pasa Chopín por ahí, le tira el zapato!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s