Elconcierto euskoamericano de Ravel: El Adagio también, el Adagio ante todo, y éste con enigma ®

La guerra le empujó a abandonar Paris, olvidando en un cajón los esbozos de su proyectada Zazpiak-Bat, una Rapsodia Vasca para piano y orquesta que fue así definitivamente abandonada. Pero, años después, recuperaría parte de aquellas ideas sugeridas por la visita a la tierra de la que tanto le había hablado su madre, usándolas en el Concierto para piano y orquesta en Sol Mayor, que si bien tiene mucho que ver con el jazz y con la explotación de las cualidades del piano como instrumento de de percusion, es también una evocación del mundo vasco. Así lo explicaba Marguerite Long, la pianista a la que Ravel dedicó el concierto y quien lo estrenó:

“Se puede afirmar que Ravel ha puesto en las páginas iniciales de esta obra (…) uno de los aspectos típicos de esta provincia. Hay que haber visto, en San Juan de Luz, una noche de verano, cerca de  los atuneros azules que se balancean bajo la luna, saltar a los jóvenes vascos cuando los primeros acentos de un fandango se alzan del quiosco de la plaza, a los grupos de las terrazas arrancándose de su somnoliento dormitar, al heladero abandonando su carrito, al vendedor de periódicos dejar en el suelo el fardo con las noticias; unos frente a otros, el pecho orgulloso y erguido cuadrado por los brazos alzados, martilleando el suelo de sus alpargatas en la pura alegría del ritmo. Hay que haber visto eso para comprender esa espontaneidad sin exceso, ese ímpetu comedido del País de Ravel.”

Elementos que pueden encontrarse desde el mismísimo inicio de ese primer movimiento, con el latigazo dando la salida a una danza acompañada por flauta y tamboril,

y hasta la estruendosa con que concluye

aunque en todo el movimiento sea también evidente  la presencia de los Estados Unidos de America, Gershwin mediante,

como lo es en el Presto final

Lo curioso es que no se reivindique la “vasquedad” del segundo movimiento. De hecho, Ravel no había logrado idear un movimiento lento para su rapsodia vasca, pero el Adagio Assai del Concierto para piano  no es nada inapropiado para representar la melancolía que pueden suscitar los paisajes de esa bellísima tierra, y aunque él afirmó haberse inspirado formalmente en el Concierto para clarinete de Mozart y en Saint-Saens, el tono idílico y extasiado de ese precioso movimiento encaja perfectamente con las estampas del País Vasco, las mismas que valdrían (y valieron aquí) para acompañar la Amorosa de Guridi.

Sin recortes ni distracciones, vale la pena disfrutar de este mítico Adagio assai, inicialmente muy criticado por antiguo y bachiano (??) pero que hoy es para muchos lo que para el musicólogo Michael Steinberg: “La razón por la que no solo nos deleitamos con este concierto, sino que realmente lo amamos”. Una maravillosa ensoñación, con esa «única frase, larga, expresiva, que el instrumento solista adorna con rasgos decorativos», ese vals lento que fluye como un continuo tan aparentemente natural y fácil pero que a Ravel le costó lo suyo, ese contraste de compases entre la mano izquierda y la derecha, «ese juego delicioso de oponer el ritmo a la expresión natural del canto», con la aparición, tras tres asombrosos minutos de piano solo, de la flauta y las maderas, que se llevan la melodía como hará al final el corno inglés mientras el piano se entrega a sus filigranas en las alturas. Para interpretarlo, Marguerite Long recomendó : «Una vez que se respetan las indicaciones precisas, que no faltan, es al corazón a quien debe pedirse consejo.» Y si no hay dos corazones iguales, siempre hay que escuchar cómo late el de Michelangeli, que, hierático como siempre y ajeno incluso a la intervención de los tosedores de guardia, borda con la LSO dirigida por otro gran perfeccionista, Celibidache, esta impagable joya.

El enigma: Cerca del final [08:37], tras una de las expresiones de suma complacencia con que el exigente director acompaña la interpretación, se oyen un par de golpes de tos. Un segundo después el maestro se vuelve a un lado y, por si la mirada y el gesto no bastaran, que bastan y sobran, murmura algo que no debe ser un piropo. No parece que se dirigiera al tosedor, pero tampoco es aparente un fallo como para ponerse así, aunque para él podía haberlo, como se argumentará dentro de un par de días si nadie lo remedia antes. Lo que se ignora totalmente es si aquella noche se cometió algún asesinato.

-♦-

® Hace diez años: Ravel – Concierto para piano (y ¿Dónde está Wally?)

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clásica, Música, Piano, Primera mitad del Siglo XX y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Elconcierto euskoamericano de Ravel: El Adagio también, el Adagio ante todo, y éste con enigma ®

  1. Josep Olivé dijo:

    Si, es un concierto fascinante por todo lo que comentas. Por aquí se pasó hace un par de años Jean-Efflam Bavouzet y nos dejó a muchos tiesos en las butacas con una interpretación memorable. Por lo que respecta a los youtubes que nos muestras siempre es interesantísimo ver a Bernstein en su faceta de pianista-director, por supuesto también a la estatua espartana de Michelangeli tocando como dios, a la deslumbrante Yuja Wang, a un sorprendente Seong Jin Cho, vale, de acuerdo, pero no me digas que la sin par Hélène Grimaud no es únicamente una extraordinaria pianista… 🙂

    Acerca de la final del Maria Canals que citas en tu post de hace 10 años: en los dos últimos años que fui, agárrate, en la final de 2016 los tres finalistas coincidieron en interpretar el primero de Txaikovski y en la final del 2017 los tres coincidieron en el segundo de Rachmaninov! En las dos ocasiones, en anunciar las obras escogidas casi me tiro desde arriba del Palau, pero me aguanté, vaya si aguanté, y me lo pasé pipa.

    Por último, respecto a las malas pulgas de la béstia: no, ya te aseguro yo que no son las toses. Celedibache seguro que ni las oía de lo concentrado que esta; es debido a que la sección de cuerdas de su derecha no esta ejecutando lo que él entiende por pianísimo. Parece extraño pero ya te digo que las toses ni se entera, en cambio como alguien de la orquesta no ejecute una nota en el pianísimo que él quiere hace ese característico con la mano, como reclamando casi que se calle. Y como se persista en el error es capaz de parar a la orquesta por muy peripuestos que sean sus profesores. En cada una de sus ejecuciones puede percibirse claramente ese gesto con la mano al menos en un par de veces con la que quiere aplacar lo que el considera un furor desmedido, furor que nosotros, pobres mortales, somos del todo incapaces de percibir. Y con su compositor fetiche y sus adagios los músicos acoj… 🙂

  2. Pingback: ¿Qué enfada a Celibidache? | Ancha es mi casa

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s