Amar sin sufrir ®

Todo depende de cómo se tomen o miren las cosas. Escúchese, por ejemplo, como se “lamenta” Monteverdi por haber caido de nuevo en las redes del amor en una interpretación que, por otro lado, cumple con lo que anuncia su título: “En el que la evolución del Barroco al Jazz se reduce desde 300 años a 3 minutos”

Ohimè ch'io cado, ohimè
ch'inciampo ancor il piè
Pur come pria,
E la sfiorita mia
Caduta speme
Pur di novo rigar
Con fresco lagrimar
Hor mi conviene.

Lasso, del vecchio ardor
Conosco l'orme ancor
Dentro nel petto;
Ch'ha rotto il vago aspetto
E i guardi amati
Lo smalto adamantin
Ond'armaro il meschin
Pensier gelati.

Folle, credev'io pur
D'aver schermo sicur
Da un nudo arciero;
E pur io sí guerriero
Hor son codardo
Ne vaglio sostener
Il colpo lusinghier
D'un solo sguardo.

O Campion immortal
Sdegno; come sí fral
Hor fuggi indietro;
A sott'armi di vetro
Incanto errante
M'hai condotto infedel
Contro spada crudel
D'aspro diamante.

O come sa punir
Tirann'amor l'ardir
D'alma rubella!
Una dolce favella,
Un seren volto
Un vezzoso mirar,
Sogliono rilegar
Un cor disciolto.

Occhi belli, ah se fu
Sempre bella virtù
Giusta pietate!
Deh voi non mi negate
Il guardo e'l riso
Che mi sa la prigion
Per sí bella cagion
Il Paradiso.
Ay de mí, que caigo, ay de mí,
que tropieza otra vez mi pie 
como ya me pasó antes,
y la marchita y 
perdida esperanza mía 
volver a regar 
con frescas lágrimas 
hoy me conviene. 

Triste de mí, del viejo ardor 
reconozco la huella aún
dentro de  mi pecho; 
que han roto el bello aspecto 
y las miradas de amor, 
el esmalte adamantino
donde se armó el infeliz
con pensamientos  helados. 

Loco de mí, creía 
tener escudo seguro
contra un desnudo arquero;
y sin embargo, yo tan guerrero
ahora soy un cobarde 
incapaz de sostener 
el golpe lisonjero
de una sola mirada. 

Oh Campeón inmortal
indigno; tanto como frágil
ahora retrocedes; 
con armas de cristal
encantado errante 
me has conducido, infiel, 
contra una espada cruel 
de áspero diamante. 

¡Oh, como sabe castigar 
el tirano amor la osadía
del alma rebelde! 
Una dulce palabra,
un rostro sereno,
una  mirada cariñosa 
suelen encadenar 
a un corazón libre. 

Ojos hermosos, ah, si hubo
alguna vez bella virtud 
¡Justa piedad!
Ay, no me negueis 
la mirada y la sonrisa,
que sea mi prisión 
por tan bella causa,
el Paraiso.

 

® Hace diez años: VV y WA – ¿Amar sin sufrir?

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Barroco, Jazz y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Amar sin sufrir ®

  1. Josep Olivé dijo:

    Caray, de donde sacas estas impagables virguerías? Colosal youtube. Varias cosas:
    1.- Erica Schuller no solo canta como una diosa; yo creo que ha roto muchos corazones. Que es como decir que más de uno (y de dos) la ha amado con sufrimiento…menudas tablas tiene! Como vuelva a ver el youtube creo que caeré yo mismo en sus redes, si no es que no he caído ya.
    2.- La solista de violín no solo toca como los ángeles; también habrá hecho sufrir lo suyo.
    3.- Quiero decir que ambas no solo hacen música sino que hacen una interpretación teatral majestuosa acorde con la letra. Eso es ser artista de pies a cabeza. Nota: pronto habrá que escribir la palabra artista en mayúsculas para evitar su patética degradación.
    4.- El cellista me da que tiene cierta tirada al señor de esta ancha casa.
    5.- Para qué ir a la versión ortodoxa de Jaroussky por ejemplo si con esta lo tenemos todo? Monteverdi, barroco, jazz, sensualidad a raudales…y todo ello en una iglesia. Y qué bien se lo pasan, ellos, nosotros y el párroco!

  2. José Luis dijo:

    Más transpiración que inspiración, pero de cuando en cuando cae alguna joya como este grupo, que ni idea de él. Volverá, de modo que no te esfuerces demasiado en soltarte de las redes de la cantante. O de la violinista, que te veo indeciso. Pero sí, artistas con mayúsculas, dando espectáculo. Los de las minúsculas también lo dan, pero del triste. Es un cachondeo. Ni minúsculas.

    Respecto al cellista, a mí me recuerda también a alguien, que no soy. Esa melena… De quien también me acordado con la fiesta era de Mozart; lo que le hubiera gustado participar…

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s