Un beso robado ®

Primeras notas de Bésame mucho en dos interpretaciones que se anuncian muy distintas. La primera, clásica, la segunda, jazz.

Muy clásica. Tanto, que esa primera no es Bésame mucho sino Quejas o La maja y el ruiseñor, la más conocida de las Goyescas de Enrique Granados, la que inspiró a Consuelo Sanchez su gran bolero, el Bésame mucho que todos los cantantes del mundo incluyen en su repertorio y que a mediados de siglo pasado se escuchaba en versiones tan eficaces como la de aquella “Orquesta y coros de Ray Conniff”.

No podía tener queja Consuelo Sánchez del arreglo de Ray Conniff, o al menos de los abundantes dividendos que sumaría a su ya abultada cuenta, como no la hubiese tenido Granados de haber podido escuchar la interpretación que, a punto de cumplir 78 años, haría Alicia de Larrocha de su pieza en el paraninfo de la Universidad de Lérida, el día en que recibió su cuarto Doctorado Honoris Causa,  el primero en tierras de España. Desde la lírica introducción hasta los trinos finales del ruiseñor, oficio y sentimiento al máximo nivel, aunque ella la presentase modestamente, casi disculpándose, como una pieza “muy tranquila y muy tierna”. De rodillas.

Pero tampoco podía imaginar la valencianita a quien Granados escuchó esa melodía lo lejos que llegaría el beso que le robaron, primero complejamente desarrollado y elaborado en un conmovedor lamento, y luego vuelto al pueblo en forma de bolero.

Aquella sencilla tonadilla popular, en la que el doliente era el pajarillo, dió sus primeras notas a La maja y el ruiseñor y a Bésame mucho. Aquel beso robado voló muy lejos.

 

® Hace diez años: Consuelo Velázquez – Bésame mucho

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Brasil, Jazz, Música, Parecidos, Pop, Popular, Romanticismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un beso robado ®

  1. Josep Olivé dijo:

    Para el oficio de pianista Alicia de Larrocha tenía unas manos más bien pequeñas. Es impresionante como esto no le impidió interpretar obras de enorme dificultad como la Suite Iberia de Albeniz, de la que era una interprete de leyenda, o obras del mismísimo Rachmaninof. Admirable.

    • José Luis dijo:

      Esta es una de las pocas interpretaciones en que el principio de las Quejas no me parece embarullado, además de técnica hay que sentirlo muy bien para tocarlo así.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s