El canto de las sirenas (LV) – Tema y variaciones en Beethoven

Además del tratamiento fugado (…) el otro remake, o resurrección de una forma algo añeja y periclitada, era el tema con variaciones, que en manos de Beethoven, pero sobre todo del “ultimo”  Beethoven (…) inicia una vita nuova gracias a él.(*)

Prueba de ello son sus magnificas Variaciones sobre un vals de Diabelli. O los adagios y andantes de sus últimos cuartetos (Opus 127 , Opus 130 , Opus 131 y Opus 135) . Asombra el carácter suelto, espontáneo, cercano a la improvisación, y a la vez riguroso, necesario, estrictamente entrelazado, de un módulo en el cual el carácter antojadizo y algo caprichoso que arrastra parece postular un orden y una organización superior, de manera que una variación sigue a la otra de modo extremadamente laxo, con inaparente ligadura. El resultado o efecto es, con todo, de gran potencia argumental, siempre convincente y concluyente, pese a la escasa expectativa de predicción que cada variación genera en relación con las que le siguen.

El tema con variaciones experimenta en manos del último Beethoven un verdadero risorgimento cuya estela puede perseguirse en la chacona final de la Cuarta sinfonía de Brahms, y hasta en las Variaciones, op. 31 de Arnold Schonberg, o en la Passacaglia, op. 1 de Anton Webern, o en otras composiciones insignes de este gran miniaturista de la Segunda Escuela de Viena.

Las variaciones guardan entre sí aires de familia (…) Y sobre todo descubren entre todas un único proceso mental magníficamente argumentado. Y esto en música, lo mismo que en todas las artes, es lo esencial. Pues una composición musical es, ante todo, un argumento propio y especifico radicalmente singular, con su personalidad y éthos característicos. Este carácter plenamente personalizado de las obras, y de sus movimientos o partes, es quizás algo que en Ludwig van Beethoven halla una perfecta culminación (que sin embargo ya estaba presta y patente en Joseph Haydn y en Wolfgang Amadeus Mozart).

(*) Como dice Joseph Kerman en su obra The Beethoven Quartets, “la forma sonata se opone radicalmente al principio de la variación sorprendente. En manos de Beethoven, la forma sonata sirve para desprender los recursos potenciales de los temas, y no para exponerlos bajo una forma fascinante y esencialmente innovadora. Tal era el dominio del ‘tema y variaciones’, forma musical mucho menos dinámica (que la forma sonata), y que supone una estética menos elaborada, en la línea de las chaconas y passacaglias del Barroco”. Stravinski habla de la forma ‘tema y variaciones’ como una forma de estructura floja, al estilo del rondo (y a diferencia de la fuga, o de la forma sonata). La forma tema y variaciones se caracteriza por la posibilidad que ofrece a la experimentación, a la improvisación, y al lucimiento inventivo y creador del intérprete. Y Beethoven inició su andadura como gran improvisador. Quizá por eso quiso también volver, desde la más consumada maestría, en su estilo tardío, a un reencuentro con esa forma que le posibilitaba innovaciones audaces a partir de un tema que permitía recreaciones sucesivas. Puede decirse que extremó sus ambiciones, basculando entre finales en forma fugada, con el rigor contrapuntístico que implicaban (siempre fecundados por la forma sonata), y esa forma variacional que tuvo su máximo esplendor en sus cuartetos últimos, en el Andante del Opus 131 , en el Opus 127 , o en el adagio del Opus 135.

 

___________________________________________________________________________________________
Todo lo que en estas páginas aparece en este color verde, son extractos del libro El canto de las Sirenas de Eugenio Trías; en negro están los ajustes gramaticales, lo resumido y todo lo que proviene de su texto. Y en este azul, lo añadido, comentarios propios y definiciones o explicaciones de terceros, generalmente de la wikipedia.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en El canto de las sirenas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El canto de las sirenas (LV) – Tema y variaciones en Beethoven

  1. Josep Olivé dijo:

    Otro ejemplo majestuoso, también de la época tardía de Beethoven, en los que las variaciones se encadenan sin interrupción…

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s