Los adioses de Mahler ®

Gustav Mahler (7/07/1860-18/05/1911)

Toda la música de Mahler se manifiesta como expresión de un constante impulso vital —en numerosas ocasiones desamparado y desasosegado—, en busca de un ideal que contenga la suma belleza y, a su vez, como expresión de un deseo de reposo, de descanso en el amor, de ansia por un regazo que calme el doloroso anhelo antes de volver de nuevo a reemprender dicha agónica búsqueda. En este último movimiento de La canción de la tierra no hay ya cabida para mostrar imágenes que inviten al goce de la existencia. ¿Qué era el ideal? Posiblemente nada más que aquellas descripciones de temas cotidianos, momentos fugaces, amores y entusiasmos pasajeros, instantes de vida aislados que tan sólo son percibidos desde la lejanía del recuerdo, donde quedan como ideales precisamente porque ya han sido separados de la realidad. El final es el ocaso del ser, “¡En todos los confines la amada tierra florece / en primavera y se torna verde de nuevo! / En todos los confines y eternamente, brillan azules los / distantes horizontes: / eternamente… eternamente…”

Er stieg vom Pferd und reichte ihm 
Den Trunk des Abschieds dar. 
Es fragte ihn, wohin er führe 
Und auch warum es müßte sein.
Er sprach, seine Stimme war umflort:
Du, mein Freund,
Mir war auf dieser Welt 
das Glück nicht hold!
Wohin ich geh'? 
Ich geh', ich wandre in die Berge.
Ich suche Ruhe für mein einsam Herz.
Ich wandle nach der Heimat, meiner Stätte!
Ich werde niemals in die Ferne schweifen.
Still ist mein Herz und harret seiner Stunde!
Die liebe Erde allüberall 
Blüht auf im Lenz und grünt aufs neu!
Allüberall und ewig blauen 
licht die Fernen!
Ewig... ewig...
Bajó del caballo 
y le dio la copa del adiós. 
Le preguntó adónde iba 
y por qué había de ser así.
Habló, tenía la voz velada:
Amigo mío, en esta tierra,
¡la suerte no me fue favorable!
¿Adónde voy? 
Vago por los montes.
Mi corazón solitario busca la paz.
¡Vuelvo hacia mi patria, mi morada!
No habrá más horizontes lejanos.
Mi corazón tranquilo espera su hora.
¡De nuevo la tierra amada 
florece y reverdece
por todas partes en primavera,
¡Por todas partes y eternamente
brillan luces azules en el horizonte!
Eternamente... eternamente..

… el mismo autor ya apuntó que “La necesidad de expresarse musicalmente empieza sólo con las emociones nebulosas que se abren al otro mundo”  y así […] asistimos a un final tanto de su Novena sinfonía como de La canción de la Tierra, envuelto en esas brumas, en ese velo confuso y reconfortante donde convergen tanto el dolor con el amor, la música con el silencio erigido como último sonido de ambas maravillas. 

Guillermo Aguirre Martínez. Universidad Complutense de Madrid.

Hay una serie de intentos, cada vez menos eficaces, hasta que, finalmente, él renuncia absolutamente, del modo más sencillo y maravilloso, por medio del silencio más que por las notas.

Al final del movimiento sólo quedan algunos hilos de telaraña. Uno de esos tenues hilos que le mantienen unido a la vida se suelta… y luego se suelta otro… y otro más… un re bemol mayor. Y los violines desvaneciéndose en el silencio. Y finalmente, la aceptación y la partida.

Leonard Bernstein

-♦-

Ich bin der Welt abhanden gekommen, 
Mit der ich sonst viele Zeit verdorben, 
Sie hat so lange nichts von mir vernommen,                   
Sie mag wohl glauben, ich sei gestorben! 
 
Es ist mir auch gar nichts daran gelegen, 
Ob sie mich für gestorben hält, 
Ich kann auch gar nichts sagen dagegen, 
Denn wirklich bin ich gestorben der Welt. 
 
Ich bin gestorben dem Weltgetümmel, 
Und ruh' in einem stillen Gebiet! 
Ich leb' allein in meinem Himmel, 
In meinem Lieben, in meinem Lied!
He abandonado el mundo
en el que malgasté mucho tiempo,
hace tanto que no se habla de mí
¡que muy bien pueden creer que he muerto!
 
Y muy poco me importa
que me crean muerto;
no puedo decir nada en contra
pues ciertamente estoy muerto para el mundo.
 
¡Estoy muerto para el bullicioso mundo
y reposo en un lugar tranquilo!
¡Vivo solo en mi cielo,
en mi amor, en mi canción!

® Hace diez años: Mahler, 100 años ya

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Post-Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Los adioses de Mahler ®

  1. Josep Olivé dijo:

    Ewig…ewig…ewig…y el acorde de cuerdas final en un pianísimo inextinguible de la novena, la mejor manera de irse: serenamente, en paz, en silencio. Un maravilloso final a una portentosa carrera sinfónica y a un angustioso periplo vital.

    • José Luis dijo:

      Metafísica. Ese final es, para mí, la cima de la música absoluta. Debe valer tanto para un roto como para un descosido, pero sin sugerir nada concreto, te pone a tope. Por otro lado, de ese aspecto no hablamos, pianísimos como ese muy dificilmente se pueden apreciar si no es en directo, por pura física acústica. Aunque, como siempre, la cruz de la moneda, la tos de turno, o casi peor, el temor a la tos de turno.

  2. Josep Olivé dijo:

    P.S. Christian Gerhaher excelso en su interpretación del maravilloso Rückert-Lieder que nos traes.

  3. veset dijo:

    Nunca tengo la disposición de oír Mahler en todo lo que ofrece. Siempre me quedo en lo que más me gusta: tods sus lieder en diversas formas, la 1ª sinfonía, el adagietto de la 5ª y la 9ª pero sólo en parte, siempre Abbado o Bernstein. Las demás sinfonías se me quedan en deberes sin hacer. Oigo Das Lied von der Erde o Das klagende Lied o las Rückert Lieder y me desengancho ¿Qué me pierdo? Tengo un hermano que es un gran fan de Mahler y a pesar de sus consejos no consigo captar lo que me falta de un compositor que me resulta irregular, con obras preciosas y otras que me dicen poco.

    • José Luis dijo:

      Casi textual hubiese firmado yo lo mismo hace no demasiados años. Recuerdo que de muy joven, después de quedarme deslumbrado con la Titán, todo lo otro suyo me pareció ininteligible. Yo empezaría a insistir con la Resurrección, en dedicación exclusiva. Pero es verdad que es irregular. Los clásicos también lo serán, pero no es tan fácil desengancharse.

      Lo de los Rückert Lieder tiene facil arreglo (si es que estas cosas necesitan arreglo)

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s