Catálogo de formas cultas (1)

Enumeremos y describamos ahora algunas formas musicales cultas para que usted pueda emplearlas cuando compone, reconocerlas en un concierto y saludarlas a la salida, o simplemente deslumbrar a otros pacientes en la sala de espera del dentista.

Preludio. Es una pieza instrumental introductoria de una obra. Los primeros preludios estaban ubicados al final, hasta que el músico vasco-italiano Vicenzo di Urriolabeitti se dio cuenta del error y los colocó donde debían ir: allí los seguimos encontrando con frecuencia.

Colocado el preludio en su sitio, los instrumentistas lo utilizaron a menudo para improvisar, lo cual les permitía agilizar sus dedos, crear un clima en el auditorio o simplemente hacer tiempo a fin de no llegar a casa muy temprano. En un concierto, en la corte de Federico el Grande, el clavicordista Dietrich Weiss (1689-1860) improvisó sin descanso durante ocho horas mientras su mujer encontraba las partituras que había olvidado en una posada del camino. Cuando el rey se mostraba impaciente, Weiss también bailaba, contaba chistes y realizaba trucos de prestidigitación y piruetas acrobáticas.

 

Danzas. Las más conocidas son: pavana, gallarda, alemande, courante, chacona, bourrée, zarabanda, gavota, siciliana, giga, minuetto, polonesa… Nos parece innecesario describirlas, ya que usted debe conocerlas bien gracias a que se las ve con frecuencia en la televisión y se bailan todos los fines de semana en las discotecas de moda. Otros medios han contribuido también a la difusión de las formas cultas musicales. El fútbol elegante ha adoptado el saque de zarabanda para balones que desbordan la línea lateral.

Conviene, sin embargo, una advertencia sobre estas danzas. Muchas de ellas, cada vez más impúdicas y violentas, llevan a la juventud por caminos de descontrol y vicio. Resulta muy chocante ver a nuestros jóvenes contorsionarse al compás de una giga o refregarse sin recato al son de una licenciosa gallarda o una repugnante bourrée. Con inocultable nostalgia añoramos las épocas en que los jóvenes disfrutábamos bailando los deliciosos ritmos del canto gregoriano.

 

Suite. (En francés, «sucesión»; en inglés, «dulce»). La suite debe ser de proporciones generosas y tener adornos elegantes. La mayor recopilación de ellas es la llamada Grand hotel de luxe, que contiene ciento treinta suites.

 

Canon. Es un tipo de contrapunto de dos o más voces, en el que la voz que inicia la pieza debe ser imitada rigurosamente por las que la continúan rigurosamente por las que la continúan. El primer canon tuvo su origen en la Francia medieval. Se trataba de una melodía muy simple que debía ser cantada al unísono por el coro de un hospicio para sordos; algunos internos comenzaban más tarde que otros, sin saberlo, y el efecto era sorprendente.

 

Marcha. Música destinada a acompañar el paso de personas. Se escribe en compás de dos tiempos; se escribiría en un compás de tres si todas las personas tuvieran tres piernas. Lo que dio origen a las marchas militares fue la necesidad de coordinar el paso de los soldados y atemorizar a los ejércitos enemigos. Los ejércitos escoceses son los más temidos, pues marchan siempre precedidos por una banda de más de cien gaiteros que tocan a la vez. Más o menos. Los enemigos huyen antes de dar la batalla, aterrorizados por el espeluznante quejido de las gaitas. De este modo los escoceses ganan siempre las batallas sin derramar ni una sola gota de sangre. Cabe acotar que los propios soldados escoceses marchan con los oídos tapados.

Un famoso autor de marchas fue el general dominicano Teofrasio González. Las suyas se llamaban «marchas de retirada» porque estaban escritas en ritmo de merengue y se aplicaban según lo indicaba el estribillo:

¡Mira qué cosa más chévere,
mira que cheveridad!
Un pasito para alante,
dos pasitos para atrás… 

Cantando bajo la ducha. Jorge Maronna (Les Luthiers) y Daniel Samper.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cantando bajo la ducha, Humor y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Catálogo de formas cultas (1)

  1. Josep Olivé dijo:

    Hilarante ingenio aplicado a la forma musical, el de Maronna y Samper, jejejejeje. Muy bueno! 🙂

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s