Mozart complacía a su público

De 1650 a 1750 se vivió un período de invención febril e ingenio técnico en la música que alcanzó una apoteosis en los sublimes oratorios de Handel y las cantatas y pasiones de Bach. Bach fue probablemente el compositor más inteligente que jamás haya existido; la alucinante complejidad de gran parte de su música tardía, particularmente, aún no ha sido igualada por ningún compositor. Pero, como sucede a menudo en la historia de la música, la generación posterior a Bach prescindió de gran parte de la complejidad armónica de los compositores anteriores, escribiendo en su lugar con una paleta de armonías más simples. Los gustos de Gluck, Mozart y Haydn crearon un estilo completamente nuevo basado esencialmente en cuatro acordes principales. Gran parte de su música se basa en la tónica, la dominante y la subdominante, igual que gran parte del rock’n’roll. Status Quo y los Ramones, pongamos, han demostrado que las fórmulas antiguas son las mejores. Algunas de las melodías más memorables de Mozart en su ópera La flauta mágica se basan en muy simples bloques armónicos de tres o cuatro acordes.

Mozart, a diferencia de la mayoría de los compositores anteriores a él, pudo ganarse la vida sin necesidad de depender de una institución o de un solo mecenas aristocrático, pero vivió o murió de acuerdo con lo que el público quería escuchar. Si la gente venía a escuchar una de sus óperas por segunda vez, ganaba más dinero. Cayó en la cuenta de que las grandes melodías eran lo que atraía a la gente, y de que si atraía y deleitaba a su audiencia, era más probable que no solo obtuviera otro encargo, sino que también que la gente volviera a escuchar sus obras por segunda y tercera vez si sus melodías eran memorables.

Mozart fue un genio melódico. La perfección de la forma de sus melodías es lo que llama la atención, su maravilloso sentido del ascenso y descenso de una melodía y como atrapa al oído. Esas grandes melodías se incrustan en nuestras cabezas. El don para las melodías es muy raro. También Mendelssohn, un siglo después, tenía por don natural una facilidad increíble y escribió algunas melodías muy bonitas. ¿Actualmente? Carole King ha escrito hermosas canciones, pero solo un puñado. Richard Rodgers era alguien incapaz de no escribir una melodía decente. Pero si quieres el flujo imparable de Mozart o Schubert, solo tienes a Lennon y McCartney.

Howard Goodall en “What pop music owes to the classical masters”, entrevista publicada en The guardian.com

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo, Varios y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Mozart complacía a su público

  1. Josep Olivé dijo:

    Uff…uff…ufff…aquí hay mucha tela, demasiada pillándome fuera de casa y sin ordenador. Eso de que el clasicismo esta “montado” sobre cuatro acordes básicos, esa supuesta simplicidad arquitectónica de “La flauta…”, esa casi implicita aseveración de que Mozart era una genio “solo” melódico, esa “odiosa” comparación Mozart-Schubert con Lennon-McCartney…no se, francamente lo veo todo como demasiado simplista. Y es simplista porque, por ejemplo, Mozart no solo fue un melodista genial, también era genial en la harmonización, en el contrapunto y en el dominio absoluto de la mayoría de formas musicales. Y dejó escrito, en una de las más famosas cartas a su padre que, efectivamente, cuando componía siempre tenía en mente el conseguir un equilibrio lo más preciso posible entre complejidad y facilidad de recepción por el público. Cierto es que agradar al público era uno de sus objetivos para mantener la audiencia, pero no lo es menos que mantuvo un nivel de complejidad musical que, por desgracia, fue lo que le hizo perder el favoritismo del público vienés, más proclive, ahora sí, a composiciones basadas en la tónica, la dominante y la subdominante. Cierto es que gran parte de la música moderna (pop, rock…) se mueve en un campo reducido de cuatro acordes y no por ello deja de tener su encanto, lo que ocurre es que en su gran mayoría se carece de desarrollo y de ahí esa camisa de fuerza (muy comercial, por otra parte) con que las canciones se visten y se basan: a lo sumo en dos temas algo contrastadaos y no van más allá de dos, tres o a lo sumo cuatro minutos. Por suerte, la música de gran calidad creada por grandes compositores y autores-interpretes modernos huyen de estas premisas y se nota, vaya si se nota. Por último, lo de la “odiosa” comparación no lo digo en relación a sus capacidades musicales, sino en que son dos mundos musicales distintos y que no admiten comparación posible. Dicho esto, disfruto enormemente con “La flauta” al igual que con el “Abbey Road” (que posee una cara B que es una genialidad formal encadenando temas), el “Winterreise” me estremece tanto como todo el “Let it be”, y las sinfonias y conciertos mozartianos tanto como el doble album blanco y el Sgt.Peppers, pero no establezcamos comparaciones. Cada cosa tiene su momento. Resto de artículo estoy de acuerdo. Bueno, lo dejo aquí, pero debo decir que escribir directamente desde teclado de telefonillo movil es un coñ…y que sin duda debe afectar negativamente a la coherencia y claridad de lo que he pretendido exponer.

    • José Luis dijo:

      Pues se te entiende todo y si llegas a escribir en un teclado normal te sale La Divina Comedia. Respecto al contenido, creo que aciertas pero porque lees entre lineas. No dice que fuera sólo un melodista ni iguala a los Beatles con él, pero es cierto que puede dejar un regusto de intento de vulgarización. Con todo, el artículo se titulaba “What pop music owes to the classical masters” y no al revés, y a mí me ha hecho gracia esa idea de que, después de todo, Mozart también (si no principalmente) pretendía agradar. Aunque, despues de leerte, pienso que si el autor de ese texto hubiera añadido que afirmó pretender el “equilibrio lo más preciso posible entre complejidad y facilidad de recepción por el público” hubiera estado muy bien.

    • José Luis dijo:

      Por cierto, eso último debiera grabarse a fuego en la cabeza de los compositores contemporáneos, y no lo digo en broma

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s