Una docena de elefantes de la historia de la música (y III) ®

9. Robert y Richard Sherman: Marcha de los elefantes de El libro de la selva (1967)

No es la más recordada de las canciones de esta deliciosa película pero la marcha del coronel Hathi es también estupenda. Sus autores no se rompieron mucho la cabeza: Como los elefantes son “animales grandes y torpes que aplastan todo a medida que avanzan”, la canción tenía que ser una “pesada y agotadora” marcha militar. La novedad es que las trompas son orgánicas.

 

10. Maria Callas (1971)

“Imposible distinguir entre las patas de los elefantes del escenario y las piernas de la Aida interpretada por Maria Callas”. Con esa gracieta se encontró en la prensa la futura diva tras una de sus primeras interpretaciones de la ópera de Verdi, antes de adelgazar radicalmente y lograr la figura con que se la recuerda. Pero muy al final de su carrera, los elefantes reaparecerían en su vida de un modo bastante más simpático, durante la ceremonia inaugural de la Gala de l’union des artistes que ella presidió en el Cirque d’hiver de Paris.

 

11. Carlos Galilea: Cuando los elefantes sueñan con la música (1987)

“Latinidad y negritud para, a partir de la música brasileña, acercarse a ritmos antillanos, sonidos africanos o el arte del jazz.” En distintos horarios pero ininterrumpidamente desde Enero de 1987, Carlos Galilea viene trayendo de lunes a jueves en Radio 3 de RNE sesenta minutos de esa gran música, presentada además con un formato fijo y sin interrumpir las canciones, lo que, en su momento, permitió a muchos elefantes grabar y coleccionar maravillosas cintas de casete. Galilea nos estrenó, entre otros muchos, a Marisa Monte, al Buenavista Social Club o a Cesária Évora y aquel deslumbrante Sodade (comentando, por cierto, que cantaba descalza pero sin hacer nunca la menor alusión a la anchura de sus tobillos)

 

12. Tony Osborne: The Pink Elephant (1988)

El recorrido acaba como empezó, con el contrabajo en el papel de elefante, una manada en esta pieza del contrabajista y compositor Tony Osborne (1947-2019) que, al iniciarse hace pensar si, más que rosas, no estarán rojos de fiebre.

 

 

De nada por no haber incluido  la tortura de los que se columpiaban. Y de propina sin música, uno de los más bonitos elefantes de la historia.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Bandas Sonoras, World Music y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Una docena de elefantes de la historia de la música (y III) ®

  1. Que mono…

    Enviado desde mi iPad

  2. josepoliv dijo:

    Variopinta música para elefantes. Para mí el instrumento musical más identificativo: la trompa, obviamente. 🙂

    • José Luis dijo:

      Más que nada por fastidiar, por la tuba iba a votar. Pero he cambiado de opinión, me quedo con el trompón.

      (Si: estoy alegre, pero porque vengo de echar un mus. Y ganarlo, obviamente)

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s