El sueño de las manzanas

Reservada está en el jardín de la casa de sus padres. Varias manzanas han caido de los árboles y descansan sobre la hierba. Es una escena que ya ha soñado otras veces. Sabe, por ejemplo, que debajo de cada una de esas manzanas hay monedas. Y, en efecto, las va levantando y así es también esta vez, lo que la hace feliz. ¿Quién las pone? ¿Con qué propósito, por qué siempre bajo las manzanas? Ella busca en el jardín, mira por encima de la tapia sin hallar a nadie. Al regresar a casa ve a su padre con las palomas. «Padre -le dice-, he vuelto a encontrar las monedas.» Pero su padre no parece atenderla y sigue con sus ocupaciones. Reservada se va, pero algo, no sabe qué, la hace detenerse y al mirar por la ventana ve a su padre llorando.

Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

O mio babbino caro,
mi piace è bello, bello;
vo' andare in Porta Rossa
a comperar l'anello!
Sì, sì, ci voglio andare!
e se l'amassi indarno,
andrei sul Ponte Vecchio,
ma per buttarmi in Arno!
Mi struggo e mi tormento!
O Dio, vorrei morir!
Babbo, pietà, pietà!
¡Oh, papaito querido!
Me gusta... ¡es bello, es muy bello!
¡Quiero ir a la Porta Rossa
a comprar un anillo!
¡Sí, sí, allí quiero ir!
Y si mi amor fuese en vano,
¡iré al Ponte Vecchio,
para arrojarme al Arno!
¡Me consumo y me atormento!
¡Oh Dios, quisiera morir!
¡Papaito, piedad, piedad!

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s