Alberto Domínguez Borrás ®

Ni idea tampoco, pero Alberto Domínguez Borrás sería un nombre famosísismo si se le recordase la décima parte de lo que se recuerdan dos de sus canciones.

Cuarto de dieciocho hermanos, de los que otro par además del padre (en sus escasos ratos libres), se dedicaron también a la música¹,  Alberto Domínguez se formó primero como pianista para ingresar luego en el Conservatorio Nacional de Música de Méjico, donde, entre otros, tuvo como maestros a Silvestre Revueltas y a Rodolfo Halffter. Pero a los ocho años ya había compuesto alguna canción, y a los treinta y tres, en 1939, mientras seguía con sus estudios y trabajaba como pianista en varias orquestas planeando formar la suya propia, compuso dos canciones con un título de una sola palabra tan preciosa como ellas: Frenesí y Perfidia.

Frenesí fue originalmente un cha-cha-chá para marimba, una elección nada rara teniendo en cuenta que en 1920, Alberto Dominguez había formado con sus hermanos una banda de marimberos, “La Lira de San Cristobal”. Pero la versión que más se difundió primero fue la del clarinetista Artie Shaw y su banda, que a tiempo de fox-trot, se mantuvo durante meses en el numero uno de las listas de éxitos de los Estados Unidos y, como su compañera, pasó a formar parte de la banda sonora de la Segunda Guerra Mundial.

Después, incontables versiones sin y con letra, en España la más escuchada seguramente la de Los Panchos. Sin embargo, para una de las mejores hubo que esperar a 1992, cuando Linda Ronstadt volvió a hacer honor una vez más a su ascendencia mejicana con un LP que, titulado precisamente “Frenesí”, incluía la canción en el ritmo original de cha-cha-cha. Y como era una cantante sin trampa ni cartón, en los directos también la bordaba.

Bésame tu a mi
Bésame igual que mi boca te besó
Dame el frenesí
Que mi locura te dio
Quien si no fui yo
Pudo enseñarte el camino del amor
Muerta mi altivez
Cuando mi orgullo rodó
A tu pies
Quiero que vivas solo para mí
Y que tu vayas por donde yo voy
Para que mi alma sea nomas de ti
Bésame con frenesí
Dame la luz que tiene tu mirar
Y la ansiedad que entre tus labios vi
Esa locura de vivir y amar
Que es más que amor frenesí
Hay en el beso que te dí
Alma piedad corazón
Dime que sabes tu sentir
Lo mismo que siento yo
Quiero que vivas solo para mí
Y que tu vayas por donde yo voy
Para que mi alma sea nomás de ti
Bésame con frenesí
Hay en el beso que te di
Alma piedad corazón
Dime que sabes tu sentir
Lo mismo que siento yo
Quiero que vivas sólo para mí
Y que tu vayas por donde yo voy
Para que mi alma sea nomas de ti
Bésame con frenesí
Bésame con frenesí
Bésame con frenesí

En ese mismo disco, con unos espectaculares metales y un arreglo irresistible, se hallaba la que hoy puede considerarse versión de referencia de la otra joya que en el mismo año 1939 compuso Alberto Dominguez, la otra con un título de una sóla y contundente palabra: Perfidia. Y premio para el que logre quedarse quieto.

Nadie comprende lo que sufro yo
Tanto que ya no puedo sollozar,
Solo temblando de ansiedad estoy
Todos me miran y se van
Mujer,
Si puedes tu con Dios hablar,
Pregúntale si yo alguna vez
Te he dejado de adorar
Al mar,
Espejo de mi corazón,
Las veces que me ha visto llorar
La perfidia de tu amor
Te he buscado doquiera que yo voy,
Y no te puedo hallar,
Para que quiero tus besos
Si tus labios no me quieren ya besar
Y tú,
Quien sabe por dónde andarás
Quien sabe que aventura tendrás
Que lejos estas de mí
Te he buscado doquiera que yo voy
Y no te puedo hallar,
Para que quiero tus besos
Si tus labios no me quieren ya besar.
Y tú,
Quien sabe por dónde andarás
Quien sabe que aventura tendrás
Que lejos estas de mi
De mi
De mi

También muchísimas versiones de éxito (y no sólo como bolero) (inevitablemente la de Los Panchos pero especialmente inolvidable la de Nat King Cole), quien pegó primero fue sin embargo Xavier Cugat, en 1940, aunque, cantada en inglés, pronto alcanzó mayor difusión la versión de Glenn Miller, quien afirmaría que Perfidia fue la canción que más le solicitaron los soldados en los espectáculos musicales que dio en el frente durante la guerra. Hay que insistir: Su autor se llamaba  Alberto Domínguez Borrás, había nacido el 5 de Mayo de 1906 en  San Cristóbal de Las Casas, en el estado de Chiapas, Méjico,

.

y antes de fallecer en 1975, nos dejaría algún que otro regalo más.

 

¹ Su hermano Armando Domínguez, “El Chamaco”, fue el autor de Miénteme, uno de los boleros del repertorio de Olga Guillot, así como de la canción de Destino, el cortometraje de Walt Disney y Salvador Dalí que, abandonado en 1945, vio finalmente la luz en 2003.

 

® Hace diez años: Perfidia

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Música, Popular y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s