Edita Gruberova

Esta semana ha muerto, a los 74 años, Edita Gruberova. Una edad temprana si se considera que no se tenía noticias de que padeciera ninguna enfermedad grave, más teniendo en cuenta que hasta 2020 aún daba conciertos y clases magistrales tras su retirada de los escenarios en 2019. Al parecer una desafortunada caída pudo causarle un daño en la cabeza que resultó ser fatal. La noticia me resultó sorprendente, muy triste e inesperada. Edita Gruberova ofreció en el Liceu noches de ópera imborrables. Muchas. Y el público le correspondió con un entusiasmo sólo reservado a las grandes leyendas del belcanto. He sido testigo de algunas de esas noches y su espeluznante técnica vocal, la ejecución de coloraturas, su timbre te dejaban con la boca abierta mientras el teatro se venía abajo. Tuvo sus detractores, que le reprochaban ciertas ligerezas para con lo que estaba escrito, excesos en unas ornamentaciones demasiado personales, y cabe decir que algo de razón tenían. Pero en todo caso su «pirotecnia» era tan deslumbrante que era imposible no quedar rendido a sus pies. Tal vez alargó demasiado su carrera forzando sus portentosos sobreagudos finales (la mayoría no escritos en la partitura) creyendo que los seguía teniendo intactos como en su más gloriosa época olvidándose de que el tiempo poco a poco pasa factura. En sus últimos años los atacaba con portamentos que se hacían eternos. No solo eso sino que en ocasiones calaba el sobreagudo. Pero nada de esto va a borrar ninguno de los emocionantes e inolvidables momentos que me regaló su arte y su voz y que me ayudaron a amar la ópera. Descansa en paz, inolvidable reina de la noche…y de noches de ópera!

Josep Olivé

Esta entrada fue publicada en Opera y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Edita Gruberova

  1. José Luis dijo:

    Es curioso qu en el Liceo se la quisiera tan especialmente, Recordarás que la vi con Ana Bolena, y aunque luego dejó constancia de lo buenísima que era, en el primer acto estuvo lamentable, y sin embargo la ovacionaron a morir.

    • josepoliv dijo:

      Si, una Bolena para olvidar. Luego vendria en 2013 una Lucrecia Borgia que estuvo algo mejor (su última aparición en escena en el Liceu). Pero anterior a Anna Bolena tubo actuaciones inolvidables con Linda de Chamonix en el Palau cuando el Liceu estaba en plena reconstrucción, y ya con el nuevo Liceu nos deparó grandes noches de ópera con Beatrice di Tenda, Maria Estuarda (con Juan Diego Florez) y su impagable Zerbinetta en Ariadne auf Naxos. También debía ofrecernos una Lucia de Lamermoor pero solo actuó en una función porque enfermó.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s