La Décima

Nuccio Ordine escribió un interesante ensayo (el subtítulo cita concretamente «manifiesto») acerca de la utilidad de lo inútil. Además de sus aportaciones el ensayo repasa «las opiniones de filósofos y escritores sobre la importancia de seguir tutelando en escuelas y universidades ese afán de saber y de indagar sin objetivo práctico inmediato». La cita entrecomillada es de Fernando Savater y puede leerse en la portada. El libro ayuda a fortalecer la autoestima de quienes pensamos que lo que hacemos cuando no dormimos nunca es inútil, por mucho que en nuestras horas bajas así lo consideremos o por mucho que personas de nuestro entorno (o fuera de él) así lo puedan pensar. Dicho esto, habrá que reconocer que el ser humano es capaz de muchas cosas y una de ellas es la de enmendar la plana al señor Ordine que bien podría escribir otro ensayo con deslumbrantes ejemplos acerca de la inutilidad de lo inútil. Lo que sigue es uno de ellos.

De la supuesta décima sinfonía de Beethoven poquísimo se sabe. Se sabe tan poco que apenas se cita en las más sesudas biografías del genio de Bonn. Vagas alusiones al compromiso contraído por Beethoven con la London Philharmonic Society de componer una nueva sinfonía, a la existencia de unos cuantos bocetos dispersos y sin conexión entre ellos que bien pueden pertenecer a las primeras ideas para llevar a cabo su composición pero que ni tan siquiera puede decirse que pertenecen a una misma obra. Y de poco o nada sirve navegar por la majestuosa «biblioteca» de Google, porque solo se va a encontrar páginas y páginas y más páginas sobre uno de los trabajos más inútiles que se han realizado en el mundo del arte y de la tecnología. Resulta que un equipo de «científicos», «tecnólogos» y «musicólogos» (eso dicen ser) ha puesto en solfa una supuesta décima sinfonía de Beethoven. Mediante la rimbombante y pretenciosa IA (Inteligencia artificial, la llaman, que ni es inteligencia ni es artificial) han «compuesto» mediante milagrosos algoritmos (palabra mágica para designar lo que no es más que una secuencia lógica de programación avanzada) la décima sinfonía de Beethoven.

Obras incompletas las hay de célebres, y por muy célebres que sean siempre han existido grandes músicos que se han atrevido a completarlas. Todos ellos trabajaron con material que estimaban, que conocían hasta el más mínimo detalle y al que aplicaban sus conocimientos musicales y que gozaron, además, del contacto cercano del compositor o de sus sobresalientes discípulos. Sobre los bocetos y partituras del maestro ponían sus manos otros maestros que sabían lo que hacían, conocían en mayor o menor medida las intenciones de aquél y que además sabían cómo plasmarlas en el pentagrama. Se trata pués de una actividad humana, que con más o menos éxito es rigurosa, cerebral, valiente y con fundamento. No pienso lo mismo con lo que han perpetrado esos iluminados tecnólogos informáticos, tarea fútil e inútil donde las haya, desperdicio de horas y dinero con el solo propósito de ganar cierta fama intelectualoide contando con la inestimable colaboración de medios de comunicación proclives a la banalización de la cultura. Las máquinas pueden ayudar a los humanos a crear, pero el acto creativo, su motor y su resultado artístico es algo tan íntimo, tan intransferible que no me cabe en la cabeza que pueda ser generado por otra cosa que no sea una brillante mente humana.

La última sinfonía de Beethoven es esta, no hay otra.

Josep Olivé

Esta entrada fue publicada en Música, Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Décima

  1. José Luis dijo:

    Tampoco parece que le hayan dado mucha cancha a la tontería. Escuché algo por la radio de madrugada, y hasta hoy. Me parece que estas historias tienen los días contados, los aficionados a la música clásica, que somos ya pocos, ya estamos escarmentados.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s