Un maravillosa canción de Sorozabal gracias a The Lieder.Net.Nat.Not.N?t.N t.

En su primera página, The Lieder.Net se presenta como «el mayor archivo de referencia mundial de letras y traducciones de obras vocales», con «176.884 piezas catalogadas y 38.446 traducciones disponibles».  Y tratándose de una web tan espectacular como seria y no siendo hoy nuestro ni su Día de los inocentes, será que no es broma el filtro de género que han incluido en la búsqueda por autores: Masculino, Femenino, Otro, Desconocido e Indeterminable.

Habría que probar con  todas las letras del abecedario, pero con apellido empezando por A no hay ningún músico de otro sexo, aunque puede que en un futuro vayan apareciendo y la web haya querido ser previsora. En cambio, hay 7 compositores y nueve escritores de sexo desconocido. En algunos casos, como el de Lee Adams, casado y con dos hijas y tres nietos, debe ser desconocido porque alguien se olvidó de teclear la M en su ficha. En cambio, en el del Archipoeta, un personaje de la edad media que sólo se conoce por referencias, realmente nadie puede asegurar que no fuera una mujer, de modo que, efectivamente, sexo desconocido; y lugar y fecha de nacimiento y altura y peso, todo desconocido.

Sin embargo, los abundantes casos de sexo «indeterminable» hacen pensar que esta es una novedad en pruebas o/y la gestiona un ordenador sin control. Que quizás ha detectado algo ambiguo en el aspecto del compositor holandes Jan Carel Anderson, pero sus padres le pusieron un nombre de varón, y que a estas alturas no se le puedan bajar los pantalones para determinar su sexo, no parece suficiente razón para incluirlo en esa categoría en la que, puestos a ser rigurosos, cabrían todos los muertos de los que no se tuviera cariotipo y voluntad expresa de fidelidad al mismo. Constar como esposo de Jozina Maria Snoep y padre de Leo Anderson no demostraría realmente nada. En cambio, que el vasco José Arregui, traductor al euskera de los Siete Lieds inspirados en poemas de Heine de Pablo Sorozal, sea citado casi siempre sólo con el apellido, «Arregui», es razón suficiente para considerarle de sexo indeterminado. Si Joseba levantara la cabeza…

Pero no hay mal que por bien no venga: Esto es Lotoren lorak («La flor de loto»), uno de los poemas de Heine que tradujo José Arregui en 1927 y musicó luego Sorozabal, una preciosidad en «Tiempo de zortziko» que desde el principio suena tan bucólica como el Baïlèro de Canteloube para irse maravillosamente luego a la tierra de Guridi (que se ha quedado con la marca, aunque sus Diez melodías vascas, Amorosa incluida, sean posteriores, de 1941). La cantante es Maite Arruabarrena.

Eguzkiaren argi izpipean / Ante el esplendor del sol
Lotoren lorak min dauko / La flor de loto se inquieta
Bere burua makurtzen daula / Y con la cabeza inclinada
Gabaren begira dago. / Aguarda la noche.

Maitalea den gabeko izarrak / Las estrellas son sus amantes
Iratzartzen du lorea, / Ellas la despiertan
Ta agertzen dio poliki poliki / Y aparece poco a poco
Bere aurpegi leleun leuna. / Su suave y tierno rostro

Ta dizdiratsu zabalten dela / Entonces brilla intensamente
Muturik dago lorea / Esta muda flor
Begiak goruntz malkoz beterik / Con los ojos llenos de lágrimas
Maitasun garrak hartuta. / Ardiendo en las llamas del amor

Por una vez, esta traducción no está en lieder.net (todas las que se encuentran en la red, parten del poema de Heine y no de la traducción de Arregui), sino que, en espera de que algún euskaldún enmiende la plana, es una osada propuesta elaborada con el traductor vasco-español de Google (sí, sí) y la ayuda de la traducción del original de Heine que sigue aquí:

Die Lotosblume ängstigt / La flor de loto se inquieta
Sich vor der Sonne Pracht, / Ante el esplendor del sol,
Und mit gesenktem Haupte / Y con la cabeza inclinada
Erwartet sie träumend die Nacht. / Espera la noche soñando.

Der Mond, der ist ihr Buhle, / La luna, es ella su amante,
Er weckt sie mit seinem Licht, / La despierta con su luz,
Und ihm entschleiert sie freundlich / Y suavemente desvela
Ihr frommes Blumengesicht. / Su amable carita de flor.

Sie blüht und glüht und leuchtet, / Ella florece y brilla y arde
Und starret stumm in die Höh’; / Y mira hacia arriba en silencio;
Sie duftet und weinet und zittert / Difunde sus aromas y llora y tiembla,
Vor Liebe und Liebesweh. / Ante el amor y el tormento del amor.

 

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Canción, Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un maravillosa canción de Sorozabal gracias a The Lieder.Net.Nat.Not.N?t.N t.

  1. josepoliv dijo:

    Qué más da que las letras no coincidan demasiado cuando la música es tan bella! Y yendo de enlace en enlace he escuchado una maravillosa Victoria de los Ángeles. Y no tienen desperdicio los comentarios del post respecto de la asignación de género (o sí-género, no-género, o sin-genero, o inane-género, etc…) de personajes con bigote bien poco disimulado, de padres con hijos y nietos pero al parecer sin atributos, y que a un vasco vasco no se le sepa «ubicar» su determinada indeterminación tiene su peligro, sobre todo si es de Bilbao. Claro, con tanto vasco y tanta vasca en los panfletos y discursos los de la web no quisieron «arriesgarse», que hay mucha «irene» suelta por ahí. Se entiende. Hoy en día hay que ir con cuidadín. 🙂

    • José Luis dijo:

      A este paso, este va a ser llamado el Siglo de las oscuridades o de las estupideces. Nos lo tomamos a broma, pero lo del filtro ese, tiene tela. En fin. La canción es preciosa.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s