Viva la Octava

En 1889, a Dvořák le quedaban dos sinfonías más por escribir, además de un concierto para violonchelo y una serie de poemas sinfónicos. Doce años antes, Brahms había aplaudido la música de Dvořák (especialmente los Dúos Moravos), lo que favoreció el éxito internacional de las Danzas Eslavas y aseguró a Fritz Simrock como editor de la música del compositor checo. Irónicamente, la Sinfonía en Sol Mayor no fue publicada por Simrock, cuya insultante oferta de sólo una sexta parte de los honorarios pagados por la Sinfonía en Re Menor (No. 7, Op. 70) fue rechazada por el compositor. Dvořák se había vuelto muy popular en Inglaterra, y la Sinfonía en Sol Mayor fue publicada en ese país por Novello en 1892.

A pesar de los ocasionales estallidos dramáticos, el tono predominante de la Octava Sinfonía es el de la euforia bucólica, la pura alegría de estar vivo en un mundo de maravillas naturales. El biógrafo del compositor Otakar Šourek explica que Dvořák tenía «su propio jardín en Vysoká [el retiro patrocinado por el estado en el sur de Bohemia], que amaba ‘como el arte divino mismo’, y los campos y bosques por los que vagaba… [Éstos eran] un refugio bienvenido, que le traía no sólo paz y un nuevo vigor mental, sino también una feliz inspiración para nuevos trabajos creativos. En comunión con la naturaleza, en la armonía de sus voces y los ritmos pulsantes de la vida, en la belleza de sus cambiantes humores y aspectos, sus pensamientos venían más libremente… Aquí absorbió impresiones y estados de ánimo poéticos, aquí se felicitó por la vida y se afligió por su inevitable decadencia, aquí se entregó a reflexiones filosóficas sobre la sustancia y el significado de la interrelación entre la Naturaleza y la vida».

Dvořák, podría decirse, refleja una visión del mundo en la que el «diseño inteligente» es la fuente tanto de asombro como de aflicción. La apertura del primer movimiento de la Octava Sinfonía, un coral serio y bastante sombrío para las cuerdas graves, da paso rápidamente a un audaz solo de flauta.

Sin nunca someter el elemento dramático, Dvořák da rienda suelta al lado poético de su naturaleza a través de los movimientos subsiguientes de esta querida partitura, desde la retórica a menudo melancólica del Adagio

hasta el Allegretto grazioso de sabor folclórico, como un vals,

y al vigorizante tema y las variaciones del apasionante final.

A lo largo de su carrera, Dvořák compuso en muchos géneros, aunque fue como compositor de ópera como más hubiera gustado triunfar. Habiendo ya pasado de sus simpatías abiertamente wagnerianas a un camino formal más «absoluto», Dvořák había entrado, cuando estaba a punto de producir su Sinfonía en Sol Mayor, en otra nueva fase. En esta obra, se basó menos en el rigor estructural y más en el atractivo inmediato de elementos más «pictóricos», haciendo un uso elocuente de la yuxtaposición regular de secciones contrastantes en tonalidades mayores y menores. Este nuevo enfoque de la forma musical desembocaría finalmente en los poemas sinfónicos que coronaron su catálogo orquestal en 1896.

– Dennis Bade. LAPhil

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Nacionalismo, Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Viva la Octava

  1. josepoliv dijo:

    Viva!
    Bellísima sinfonía. Y llena de vida.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s