Migas de Proust (56)

…como la medicina es un compendio de los errores sucesivos y contradictorios de los médicos, al llamar uno a los mejores de éstos tiene grandes probabilidades de implorar una verdad que será reconocida como falsa algunos años más tarde. De manera que el creer en la medicina sería la suprema locura, si no lo fuera mayor aún el no creer en ella, ya que de ese montón de errores se han desprendido, a la larga, algunas verdades.




-♦-

DON ALFONSO
Eccovi il medico, signore belle.

FERRANDO, GUGLIELMO
(Despina in maschera! 
Che triste pelle!)

DESPINA
Salvete, amabiles bonae puellae.

FIORDILIGI y DORABELLA
Parla un linguaggio 
che non sappiamo.

DESPINA
Come comandano, 
dunque partiamo. 
So il greco e l'arabo, 
so il turco e il vandalo, 
lo svevo e il tartaro 
so ancor parlar.

DON ALFONSO
Tanti linguaggi 
per sé conservi, 
quei miserabili 
per ora osservi. 
Preso hanno il tossico; 
che si può far?

FIORDILIGI, DORABELLA
Signor dottore, che si può far?

DESPINA
Saper bisognami pria la cagione 
e quinci l'indole della pozione, 
se calda, o frigida, 
se poca, o molta, 
se in una volta 
ovvero in più.

FIORDILIGI, DORABELLA,
DON ALFONSO
Preso han l'arsenico, 
signor dottore: 
qui dentro il bevvero, 
la causa e amore, 
ed in un sorso sel mandar giù.

DESPINA
Non vi affannate, non vi turbate, 
ecco una prova di mia virtù.

FIORDILIGI, DORABELLA, 
DON ALFONSO
Egli ha di un ferro la man fornita.

DESPINA
Questo é quel pezzo di calamita: 
pietra mesmerica, 
ch'ebbe Porigine nell'Alemagna 
che poi si celebre 
là in Francia fu.

FIORDILIGI, DORABELLA,
DON ALFONSO
Come si muovono, torcono, 
scuotono! 
in terra il cranio
presto percuotono.

DESPINA
Ah, lor la fronte tenete su,

FIORDILIGI, DORABELLA
Eccoci pronte!

DESPINA                                                                    
Tenete forte. Coraggio!             
Or liberi siete da morte.

FIORDILIGI, DORABELLA, 
DON ALFONSO
Attorno guardano, 
forze riprendono. 
Ah, questo medico vale un Perú.
DON ALFONSO
Aquí está el médico, hermosas damas.

FERRANDO, GUGLIELMO
(¡Despina disfrazada! 
¡Qué disfraz más torpe!)

DESPINA
Salvete, amabiles bonae puellae.

FIORDILIGI y DORABELLA
Habla una lengua
que no conocemos.

DESPINA
Como manden,
pues, hablemos.
Sé el griego y el árabe,
sé el turco y el vándalo,
el suevo y el tártaro
también los sé hablar.

DON ALFONSO
Guarde para usted 
todas esas lenguas:
a esos pobrecillos observe,
por ahora. 
Han tomado un veneno,
¿qué se puede hacer?

FIORDILIGI, DORABELLA
Señor doctor, ¿qué se puede hacer?

DESPINA
Necesito saber primero la razón
y luego la índole de la poción;
si es cálida o fría,
si es poca o mucha,
si la tomaron de una vez 
o bien en varias.

FIORDILIGI, DORABELLA,
DON ALFONSO
Han tomado arsénico,
señor doctor,
aquí dentro lo bebieron,
la causa es el amor
y de un sorbo se lo tomaron.

DESPINA
No os angustiéis, no os turbéis,
he aquí una prueba de mi virtud.

FIORDILIGI, DORABELLA, 
DON ALFONSO
Tiene un hierro en la mano.

DESPINA
Éste es aquel trozo de imán;
piedra mesmérica,
que tuvo su origen en Alemania
y que más tarde fue célebre
también en Francia.

FIORDILIGI, DORABELLA, 
DON ALFONSO
¡Cómo se mueven, se retuercen
y se agitan!
En tierra con el cráneo
dan rápidos golpes.

DESPINA 
Ah, sostenedles la frente en alto.

FIORDILIGI, DORABELLA 
Ya estamos dispuestas.

DESPINA                                                    
Sujetad con fuerza. ¡Valor!
Ahora estáis ya libres de la muerte.

FIORDILIGI, DORABELLA,
DON ALFONSO
Miran en torno,
recobran fuerzas.
Ah, este médico vale un Perú.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Literatura, Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Migas de Proust (56)

  1. josepoliv dijo:

    La piedra-imán-mesmérica…jejeje, qué bueno! :-))))))
    En el «Cosí…» era pura comedia hilarante pero se aplicaba realmente en época de Mozart por el Dr. Mesmer. Y tenía sus seguidores, convencidos de que funcionaba.

    • José Luis dijo:

      Lo curioso no es que antes se creyera en esas cosas, lo curioso es que se siga creyendo, y aún más. Por la parodia, qué fragmento más sensacional, cómo le gustaban las payasadas, no parece que Mozart estuviera muy por la labor.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s