Una jornada particular [Ettore Scola, 1977]

– ¿Se ha marchado? Mejor así. Pero podía haberse despedido.

– ¡Ya basta del «Ud.»! ¡Desde ahora te trataré de «tú»!
– ¡Estás loco!
– ¿Has visto como al final te he hecho reír?
– No estoy riendo.
– Es una pena, porque cuando ríes eres mucho más bonita.
– Hace tiempo quizá.

– Paces.
– Paces.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Segundos de Cine y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s