Los lugares del alma

Lector te cuenta su visita a Pino para leerle la entrevista que le habían hecho días antes. Aprovecha para decirle que un crítico amigo le ha llamado para decirle que quiere ir a verle. Pino se pone sumamente nervioso. «Para qué va a venir -exclama- . Cuando me vea se le caerá el al alma a los pies.»  Pero enseguida añade: «Bueno, que lo haga si quiere. ¿En qué otro sitio mejor puede estar el alma?»

Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado
Anuncio publicitario

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s