El bolero, un género a media luz

Originariamente,  el  bolero  es  una vieja  danza  española  inventada  hacia 1780  por  un  mozo  de  Cádiz  llamado Sebastián  Lorenzo  Cerezo(1).  Menos originariamente, sin embargo, quien hizo famoso el bolero fue Mauricio Ravel, un francés  a  quien  le  encantaba componer música de otros países pero tenía serios problemas  gramaticales.  Fue  así  como  bautizó  la  Valse  a  una  de sus composiciones y se disponía a lanzar su bolero  como  la  Bolero cuando  la director del academia de idiomas donde Ravel  estudiaba  el  lengua  española  le amenazó  con  golpearle  con  la  garrote. La  historia  no  cuenta  si  cumplió  su promesa.  Lo  cierto  es  que  Ravel compuso  en  1928  un  concierto  para  el mano izquierda. 

El Bolero de Ravel  es una pieza  en la  cual  los músicos  se  incorporan  a  la orquesta  en  la  medida  en  que  les permiten  la  entrada  en  la  sala  de conciertos. Algunos no llegan nunca. Fue compuesto en compás de 3 x 4(2), pero, por tratarse  de  una  obra muy  reiterativa,  el tema principal se escucha en un 2 x 3.

El  bolero  se  extendió  velozmente por  América  Latina  merced  a  los cruceros  turísticos  anuales  que  seguían haciendo para entonces las carabelas de Cristóbal Colón. El  ritmo  se  estableció en Cuba, donde  lo estaban esperando  la contradanza  y  el  danzón,  que  habían llegado  unos  años  antes  y  habían resuelto quedarse porque  les hacía bien el clima y la vida era barata. 

El  compositor  y  el  intérprete  de boleros deben  someterse a unas normas sencillas que  les permitirán permanecer dentro  del  género  y  no  rodar  hacia  los abismos leprosos de la balada: 

1. Los boleros  son  sedentarios. Tienen  poca  acción.  El  bolerista suspira, lamenta, evoca, sufre, pero sin moverse mucho. Puede, incluso, permanecer  sentado. Cuando  usted vea  que  un  bolero  tiene  mucha acción  y  desplazamientos,  tenga cuidado: debe tratarse de un tango. 

2. La poca acción que tenga el bolero debe transcurrir  siempre  después de  las  15.30  horas,  si  es  otoño,  o las  21.45,  si  es  verano.  En  las zonas  tropicales,  no  antes  de  las 18.00  horas.  Esto  significa  que  el bolero  es  un  género  que,  como ciertas  plantas  o  determinados delitos  contra  la  propiedad privada,  sólo  puede  florecer  en  la semioscuridad.  Incluso ha  recibido propuestas  para  vincularse  a  la serie  negra. Cuando  usted  vea  que un  bolero  ocurre  de  día,  tenga cuidado:  debe  tratarse  de  una canción ranchera. 

3. El bolero habla y sufre en voz baja. Nada de  gritos  de  dolor destemplados,  de  berrridos plañideros,  de  llantos  a  voz  en cuello. Mientras mayor  la congoja, más  contenido  quien  la padece.  Cuando usted vea que en un bolero se  registran  alaridos  o  lamentos estentóreos,  es  porque  se  trata  de música  rock  o  están  atracando  al cantante. 

 

Por  las  características  descritas atrás, se entenderá que el bolero es, ante todo,  un  género  íntimo,  como  la  ropa interior  de  seda.  Por  eso  es  menos efectivo  cuando  se  interpreta  con orquesta o banda militar. Tocado por un trío,  el  bolero  adquiere  una  dimensión recogida  que  favorece  el  romance,  la pasión,  el  beso,  el  anhelo…  En  estos tríos,  uno  de  los  músicos  toca  la guitarra,  otro  el  requinto  y  el  tercero toca las maracas. 

Para  mayor  intimidad,  hay  quienes prefieren el bolero de dúo. En este caso, uno  de  los músicos  toca  la  guitarra,  el otro  toca  las  maracas  y  el  que  los contrata  toca  lo  que  puede,  o  lo  que  le dejan. 

El  autobolero  es  una  forma  de interpretación que raya en el narcisismo. En  ella,  el  único  músico  toca  las maracas,  con  lo  cual  nunca  se  llega  a saber si de veras es el músico. 

Entre  los  boleros  más  famosos podemos señalar: Cuando tú me quieras con  infinito  anhelo de  cariño  ingrato  toda una vida  sabremos  los dos lo que es amarse tanto  bajo la luz de un rayito de  luna  de  la  última  noche  de incertidumbre 

Cantando bajo la ducha. Jorge Maronna (Les Luthiers) y Daniel Samper.
Cierto, aunque manchego según la wikipedia inglesa;  en la española no viene…
2 «El ritmo adoptado por Ravel es el ritmo típico del bolero en tres tiempos, con la indicación «Tempo di bolero moderato assai» («tiempo de bolero muy moderado»)»

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cantando bajo la ducha, Humor y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El bolero, un género a media luz

  1. josepoliv dijo:

    😄😄😄😄😄😄😄

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s