Migas de Proust (59)

Los lazos que nos unen a un ser quedan santificados cuando él adopta nuestro mismo punto de vista para juzgar uno de nuestros defectos.

RODRIGO
È lui! desso... L'infante!

DON CARLO 
O mio Rodrigo! 
Sei tu, sei tu, che stringo al seno?

RODRIGO 
Altezza! 
O mio prence, signor!

DON CARLO 
È il ciel che a me t'invia nel mio dolor 
Angiol consolator!

RODRIGO 
L'ora suonò! 
Te chiama il popolo fiammingo! 
Soccorrer tu lo dei: ti fa suo salvator! 
Ma che vid'io? 
quale pallor, qual pena! 
Un lampo di dolor sul ciglio tuo balena! 
Muto sei tu...! Sospiri! 
Hai triste il cor!

Carlo mio, con me dividi 
il tuo pianto, il tuo dolor!

DON CARLO 
Mio salvator, mio fratel, mio fedele 
Lascia ch'io pianga in seno a te!

RODRIGO 
Versami in cor il taro strazio crudele, 
L'anima tua non sia chiusa per me! 
Parla!

DON CARLO
Lo vuoi tu! la mia sventura apprendi,
E qual orrendo strale
il mio cor trapassò!
Amo... d 'un colpevole amor... Elisabetta!

RODRIGO
Tua madre! Giusto il ciel!

DON CARLO 
Qual pallor! 
Lo sguardo chini al suol! Tristo me! 
Tu stesso, mio Rodrigo t'allontani da me?

RODRIGO
No! No; Rodrigo ancora t'ama!
Io tel posso giurar.
Tu soffri? Già per me l'universo dispar!
Questo arcano dal Re non fu sorpreso ancora?

DON CARLO 
No.

RODRIGO
Ottien dunque da lui di 
partir per la Fiandra.
Taccia il tuo cor, degna di te
Opra farai, apprendi ormai
In mezzo a gente oppressa a divenir un Re!

DON CARLO 
Ti seguirò, fratello.

RODRIGO 
Ascolta! Le porte dell'asil s'apron già; 
Qui verranno Filippo e la Regina.

DON CARLO 
Elisabetta!

RODRIGO
Rinfranca accanto a me lo spirto
Che vacilla!
Serena ancor la stella tara nei
Cieli brilla.
Domanda al ciel dei forti la virtù!

DON CARLO E RODRIGO 
Dio, che nell'alma infondere 
Amor volesti e speme 
Desio nel cure accendere 
Tu dei di libertà. 
Giuriamo insiem di vivere 
E di morire insieme; 
In terra, in ciel congiungere 
Ci può la tua bontà.

RODRIGO 
Vengon già.

DON CARLO
O, terror! al sol vederla io tremo!

CORO
Carlo, il sommo imperatore 
Non è più che muta polve; 
Del celeste suo fattore 
L'alma altera or trama al pie!

RODRIGO 
Coraggio!

DON CARLO 
Ei la fè sua! Io l'ho perduta!

RODRIGO
Vien presso a me; più forte il cure avrai!

DON CARLO E RODRIGO
Vivremo insiem, e morremo insiem! 
Grado estremo sarà: libertà!
RODRIGO
¡Es él! ¡Él mismo! ¡El infante!

DON CARLOS 
¡Rodrigo mío! 
¿Eres tú, eres tú a quien estrecho?

RODRIGO 
¡Alteza! 
¡Oh, mi príncipe y señor!

DON CARLOS 
Es el cielo quien te envía en mi dolor, 
¡Ángel consolador!

RODRIGO 
¡Ha llegado la hora! 
¡Te llama el pueblo flamenco! 
Socorrerlo debes: te ha hecho su salvador. 
Pero, ¿qué estoy viendo? 
¡Qué palidez! ¡Qué pena! 
Un relámpago de dolor recorre tu frente... 
Enmudeces..., suspiras...
Tu corazón irradia tristeza.

Carlos mío, comparte conmigo 
tu llanto, tu dolor...

DON CARLOS 
Mi salvador, mi hermano, amigo fiel, 
deja que llore en tu pecho...

RODRIGO 
Vierte en mi corazón ese desgarro cruel; 
¡que el alma tuya no se cierre a mí! 
¡Habla!

DON CARLOS 
¡Así lo quieres! Mi desventura escucha, 
y cuán horrendo rayo 
traspasó mi corazón! 
Amo... con amor culpable a... ¡Isabel!

RODRIGO
¡Tu madre! ¡Cielo santo!

DON CARLOS 
¡Qué palidez! 
¡Clavas tu mirada en el suelo! ¡Mísero de mí! 
¿Tú mismo, Rodrigo mío, te alejes de mí?

RODRIGO
¡No! ¡No! ¡Rodrigo aún te ama!
Te lo puedo jurar.
¿Sufres? ¡Ya por mí el universo es dispar!
Este secreto, ¿el Rey no lo ha averiguado aún?

DON CARLOS 
No.

RODRIGO 
Obtiene, entonces, de él, 
partir para Flandes. 
Tantea tu corazón; digna de ti 
será tu obra. Aprende ya, 
entre la gente oprimida, a ser rey,

DON CARLOS 
Te seguiré, hermano.

RODRIGO 
¡Escucha! Las puertas del convento se abren ya; 
Aquí van a llegar Felipe y la Reina.

DON CARLOS
¡Isabel!

RODRIGO
¡Asegura, a mi lado, ese espíritu tuyo
que vacila!
Serena, aún, la estrella tuya
que brilla en el cielo.
¡Pídele al cielo, de los fuertes, la virtud !

DON CARLOS Y RODRIGO 
Dios, que en nuestra alma, 
quisiste infundir amor y esperanza, 
deseo de libertad 
en mi corazón enciende. 
Juramos vivir juntos 
y morir juntos; 
en la tierra, en el cielo, nos alcanzará 
tu bondad. 

RODRIGO 
Ya vienen.

DON CARLOS
¡Oh, terror! ¡Sólo por verla ya tiemblo!

CORO
¡Carlos, sumo emperador, 
ya no es más que ceniza muda; 
por su Hacedor del cielo, 
su alma altiva ahora tiembla a sus pies.

RODRIGO 
¡Valor!

DON CARLOS
¡Él la ha hecho suya! ¡Yo la he perdido!

RODRIGO
Ven junto a mí; sentirás fortalecido el corazón.

DON CARLOS Y RODRIGO
¡Viviremos juntos y moriremos juntos! 
Nuestro último grito será: ¡Libertad!
Anuncio publicitario

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Literatura, Opera y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s